La reina Dagmar de Bohemia es más conocida en Dinamarca

La reina Dagmar de Bohemia (pintura de Ringsted)

La historia y las leyendas sobre la reina Dagmar de Bohemia, conocida también como Margarita, serán el tema de este relato. La reina Dagmar vivió en el siglo XIII y estuvo casada con el rey Valdemar II de Dinamarca.

Valdemar II
Existen muchas leyendas y canciones que narran sobre la gentileza y la belleza de la reina Dagmar de Bohemia. Sin embargo, las encontramos mayormente en Dinamarca, mientras que en la República Checa, su país de origen, su historia no es tan conocida.

Fue hija del rey de Bohemia Přemysl Otakar I y de su primera esposa, Adelaida de Meissen. Nació en 1186 y le fue dado el nombre de Margarita Drahomíra. Su padre era un soberano inteligente y además, para ampliar su influencia en Europa utilizaba a sus hijas, a las que casaba con monarcas o miembros de la alta aristocracia de otros reinos de aquél entonces.

Así también logró comprometer a su hija Margarita Drahomíra. A sus 15 o 19 años, lo que no se sabe con certeza, Margarita se casó en Lübeck con el rey de Dinamarca, Valdemar II, quien unificó el territorio danés, y se fue a vivir al país escandinavo. Entonces también dejó de usar el nombre de Margarita Drahomíra y adquirió el de Dagmar.

El matrimonio de Valdemar II y Dagmar fue feliz, pero la reina falleció muy joven

El haberse casado con Valdemar le trajo beneficio a la joven princesa de Bohemia, según afirma la historiadora Milena Bravermanová.

La reina Dagmar de Bohemia (pintura de Ringsted)
”Para Margarita que más tarde asumió el nombre de Dagmar, ese matrimonio le garantizaba un buen futuro en su vida. Porque de no ser así, si no se hubiera casado con Valdemar, seguramente habría estado obligada a entrar en un monasterio”.

Según dice una leyenda dedicada a Dagmar, poco después de su casamiento la reina planteó varios deseos que documentaban su carácter bondadoso. Quería por ejemplo, que sean puestos en libertad todos los presos, entre ellos un pariente del rey Valdemar, y que al pueblo se le redujeran los impuestos.

Y a pesar de que la reina murió sólo siete u ocho años después de casarse, se inscribió profundamente en los recuerdos de los habitantes de Dinamarca. Lo cierto es que el año exacto del fallecimiento de Dagmar se desconoce. Pudo haber sido en 1212 o en 1213, por lo que en las escrituras suelen ponerse las dos fechas. En Dinamarca insisten sin embargo de que fue en el año 1212. Lo único que sí está documentado es que fue un 24 de mayo.

Valdemar corrió a caballo para alcanzar a despedirse de su amada esposa

Otra de las leyendas sobre Dagmar cuenta que cuando esta reina que provenía de Bohemia se estaba muriendo a causa de serias complicaciones durante el parto de su segundo hijo, el rey Valdemar viajó apresurado al lugar donde se encontraba en esos momentos para poder abrazarla y hablar con ella por última vez, según sostiene el ex embajador checo en Dinamarca, Zdeněk Lyčka.

Zdeněk Lyčka, foto: archivo de ČRo 7
”La leyenda narra que la reina estaba de cama en la ciudad real de Ribe y que Valdemar casi reventó a su caballo para llegar a tiempo allá y despedirse de su amada esposa. En otra leyenda se dice que Dagmar murió en Ringsted, donde yace sepultada. Pero considero que esa leyenda está equivocada, porque en esa época no había un puente que comunicara con la ciudad de Ringsted y para llegar a ella, el rey con su caballo tendrían que haber ido nadando”.

Se dice igualmente en las leyendas que el rey Valdemar logró llegar a tiempo y encontró a su amada esposa con vida todavía. Dagmar le recomendó entonces que después de su muerte se casara con una de sus damas de la corte, con Kirsten. Pero Valdemar no cumplió su deseo y a los dos años se casó con Berenguela de Portugal, a quien había conocido por medio de su hermana Ingeborg.

El pueblo danés quería mucho a Dagmar, pero no a la segunda esposa de Valdemar

El pueblo de Dinamarca no tenía simpatías por Berenguela, porque la comparaba con Dagmar, a quien habían querido mucho. Se decía que la nueva esposa de Valdemar era muy hermosa también, pero que a diferencia de Dagmar era demasiado orgullosa y cruel con la servidumbre.

La iglesia de San Benito, en Ringsted, foto: Kiejstut9, Wikimedia Commons
También Berenguela murió joven, durante el parto de su quinto hijo. Y puede resultar curioso para alguien, pero fue sepultada junto a la tumba de su esposo y la de Dagmar, en la iglesia de San Benito, en Ringsted.

El ex embajador checo en Dinamarca, Zdeněk Lyčka, supone que la gran diferencia de carácter entre Dagmar y Berenguela fue el motivo de la adoración por una y el rechazo de la otra de parte del pueblo danés.

”Considero que el pueblo quería mucho a Dagmar porque realmente era bella y bondadosa. Además murió demasiado joven para alcanzar a efectuar algo que provocase críticas. Las fuentes históricas revelan poco sobre ella, y ese fue al parecer el motivo del surgimiento de las leyendas y mitos sobre Dagmar. Por otro lado, si los cuentos e historias que se han conservado sobre ella no se basaran en la realidad, no pasarían a contarse de generación en generación a lo largo de 200 y más años después del fallecimiento de la reina. Algunas de esas leyendas fueron plasmadas en baladas que se conservan hasta la actualidad”.

La cruz hallada en la tumba de Dagmar trae suerte a las niñas en Dinamarca

Como hemos dicho, la reina Dagmar de Bohemia fue sepultada en la ciudad de Ringsted. Dentro de su tumba fue colocada una cruz de esmalte que data del siglo X y tiene origen bizantino, como afirma Milena Bravermanová.

Milena Bravermanová, foto: ČT24
”Sobre la cruz se sabe que fue descubierta casualmente en la tumba de Dagmar en la era barroca. Entonces un dignatario eclesiástico de Ringsted había deseado ser sepultado tras su muerte lo más cerca posible de la tumba del rey Valdemar y de sus esposas. Sus parientes querían cumplir ese deseo y al ser excavada la tierra para el sepulcro del dignatario eclesiástico, los empleados del cementerio por casualidad toparon con la tumba de Dagmar y encontraron bajo la tierra la pequeña cruz que provenía del Medioevo temprano”.

Hasta el presente cada niña en Dinamarca suele recibir de regalo que le traerá suerte una cruz semejante a la de la bondadosa reina Dagmar, que defendía a los enfermos, los pobres y los demás necesitados. El original de esa cruz se encuentra actualmente en el Museo Nacional de Arte de Copenhague.

En Chequia la reina Dagmar de la famosa dinastía nacional de los Premislitas cayó en el olvido, tal como otros representantes de la nación a los que el destino les llevó a vivir a otras tierras.