La pandemia de coronavirus golpea a las familias con niños pequeños

La pandemia de coronavirus ha asestado un duro golpe a las familias de bajos recursos. Los servicios sociales de la República Checa acusan un significativo aumento de padres con problemas para atender y alimentar a sus hijos.

Las cifras del Ministerio de Salud indican que el número de contagios de coronavirus sigue disminuyendo de manera regular. Muchas personas han podido realizar sus planes y salir de vacaciones este verano, mientras que las restricciones contra la pandemia se suavizan prácticamente cada semana en el país.

No obstante, las buenas noticias alternan con otras menos prometedoras. El brote de la pandemia de coronavirus representó el año pasado un duro golpe para muchas familias de bajos recursos y con niños pequeños.

Foto: cegoh,  Pixabay,  CC0

Ivo Mareš, portavoz de la Diaconía de la Iglesia Evangélica de los Hermanos Checos, dijo a la Televisión Checa que los problemas existenciales en el seno de las familias afectan de manera directa a los niños y atentan contra su infancia y futuro desarrollo.

“En nuestros servicios hemos visto como aumenta el peligro de la pobreza entre las familias. Algunas han llegado al límite máximo posible, a tal punto que han considerado entregar a sus hijos a una institución de cuidados para menores”.

Las familias que arrastraban problemas del pasado han visto como la crisis existencial se ha profundizado de la noche a la mañana como consecuencia directa de la pandemia. Por ejemplo el cierre de las escuelas representó un duro golpe y ahora temen que un eventual empeoramiento de la situación epidémica conduzca de nuevo a la enseñanza a distancia.

En la Organización No Gubernamental Fondo para los Niños en Peligro, confirmaron un aumento de niños con problemas tras el cierre de las escuelas el año pasado. En un periodo corto de tiempo recibieron a más de cien menores, indicó a la Televisión Checa Hana Kupková.

Foto ilustrativa: vperemencom,  Pixabay / CC0

Los padres empiezan bien, visitan a los niños, se muestran interesados, pero luego el interés disminuye. Les exigimos que cooperen, les recordamos que tienen que buscar trabajo y una vivienda”.

Al lado del problema de las familias en crisis por falta de recursos, los trabajadores de los diferentes servicios sociales llaman la atención sobre el incremento de las situaciones extremas debido a la violencia doméstica, el consumo de bebidas alcohólicas y drogas. Todo esto representa un cóctel explosivo totalmente dañino y perjudicial para los niños que terminan siendo víctimas de maltratos.

Jindra Šalátová, directora ejecutiva de la Aldea Infantil SOS, en Praga, indicó a la Televisión Checa que en el lapso de un año recibieron a unos 1000 niños descuidados y maltratados.

“Las dificultades en las familias se han profundizado significativamente. Recibimos niños abandonados, maltratados, procedentes de situaciones sociales muy difíciles”.

Foto: Michaela Danelová,  Český rozhlas

Las instituciones conceden a los padres de estos menores un periodo de medio año o hasta un año para que normalicen su situación. Las autoridades y los servicios sociales se esfuerzan por ayudar al máximo a los menores y en esto cooperan estrechamente con los hogares de acogida.

Un 20% de los menores atendidos en hogares de acogida se reincorporan al sistema educativo y regresan al seno de sus familias biológicas.

Desde del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales se hace hincapié en la necesidad de implementar programas para fomentar la vivienda social y la ayuda a las familias de bajos recursos.

palabra clave:
audio