La magia de las tradiciones paganas de Pascua

Foto: Thomas B. / Pixabay CC0

Con motivo de las fiestas de Pascua, los invitamos a conocer algunas de las tradiciones históricas de Pascua más interesantes en las Tierras Checas.

Foto: Thomas B. / Pixabay CC0

En la tradición cristiana las fiestas de Pascua conmemoran la Resurrección de Cristo. Para los paganos estas fechas representaban también la resurrección: la resurrección de la naturaleza que despierta el día del equinoccio y permite iniciar nuevamente las labores agrícolas. En el pasado, las celebraciones incluían varios rituales y ceremonias, algunos se conservan hasta el día de hoy. Les presentamos una selección de las tradiciones más populares de la región del Paraíso Checo.

La Expulsión de la Muerte

Foto: Jana Beranová, ČRo
Para empezar esta nueva temporada, había que despedir el invierno, lo que se realizaba simbólicamente a través de uno de los rituales más importantes, la Expulsión de la Muerte.

En este ritual el invierno quedaba personificado por la diosa eslava de la Muerte, Morana. La costumbre se celebraba el Domingo de Resurrección. Las muchachas solteras creaban muñecas de paja, que vestían y decoraban con cáscaras de huevo o caracoles. Tras recorrer el pueblo cantando, echaban a la Muerte al cercano río Jizera. Para que la primavera entrara en la región, los eslavos regresaban al pueblo con varitas de sauce florecidas. El Sábado Santo las clavaban en los campos para que la cosecha fuera rica.

La tradición de los huevos decorados

Algunas veces, en la tradición eslava, la época de la llegada de la primavera se llamaba Noches Rojas. La denominación se debía a los huevos decorados con color rojo, que formaron parte de la tradición eslava durante siglos.

Foto: archivo Muzeum Moravské Slovácko
Los huevos representaban para los antepasados de los checos la fuerza, la resurrección y la revitalización, y según los hallazgos arqueológicos, se solían poner también en las tumbas.

Siendo consciente de la importancia de este símbolo, la Iglesia Católica no pretendió prohibir la costumbre, sino interpretar este mito pagano, como muchos otros, según su propia doctrina. Los sacerdotes entonces afirmaban que el color rojo representaba la sangre de Jesucristo, que las gallinas habían picado debajo de la cruz donde murió el Mesías. Por su lado, según la Iglesia, la tradición de obsequiar a aguinalderos con huevos nació cuando Dios y San Pedro andaban de casa a casa disfrazados de mendigos y pidiendo comida. Al haber sido atendida su petición, convertían las cáscaras de huevo en oro. En la tradición cristiana entonces los huevos representan la conmemoración de esta visita.

La costumbre de obsequiar a los aguinalderos con huevos, que se practica en Chequia hasta la actualidad y representa una de las tradiciones más populares. Antes de ser obsequiados, los aguinalderos azotan a las mujeres con unas varitas de sauce entrelazadas, “pomlázka” en checo, a fin de que se mantengan frescas y fértiles. Mientras unos aprecian el encanto y el lado tradicional del ritual, otros lo consideran machista.

En búsqueda de tesoros

La zona del Paraíso Checo es conocida también por sus yacimientos de piedras preciosas. En el pasado, el río Jizera y el Arroyo de Zafiro representaron unos de los yacimientos de zafiros más importantes de Europa. Hay quienes venían en busca de piedras preciosas y semipreciosas a lo largo del año, pero cuando más búsquedas se emprendían, era el Viernes. Según la leyenda, este día una fuerza mágica hacía que se abriera la tierra y diera a luz los tesoros escondidos.

Pomlázka, foto: Darya Margolina
El lugar con piezas valiosas quedaba supuestamente señalado con un helechal iluminado con una luz mágica. Se dice que este día es posible encontrar también lo que perdimos durante el año anterior.

La persecución de Judas

En los alrededores de la ciudad de Turnov se practicaba también la persecución de Judas, una de las tradiciones más antiguas de la Pascua. Con el paso del tiempo, esta ceremonia cristiana pasó a convertirse en un juego infantil. En el juego, un muchacho se ponía un vestido hecho de paja o heno y los demás muchachos formaban una procesión. Juntos recorrían el pueblo y cantaban canciones por la casas. Al salir del pueblo a “Judas” le quitaban el vestido, desvistiéndole así simbólicamente del mal. Después quemaban el vestido, acto que se comprendía como purificación.

San Jorge o Jarilo, el héroe de la primavera

La llegada de la primavera tiene en la mitología eslava su propio héroe. Entre los checos y los moravos es conocido como San Jorge, en la tradición eslava lo llamaban Jarilo.

Según la leyenda rusa, Jarilo era un hombre joven y hermoso que subió a la Tierra desde el inframundo a fin de ayudar a la naturaleza a recuperarse después del largo invierno. En la tierra se enfrentó a un dragón para liberar a unas muchachas jóvenes que la criatura había encarcelado, y con ellas también a la fertilidad. Después la madre de Jarilo le dio una llave dorada para que abriera las nubes y con el agua que caía de ellas recuperara la fertilidad de la tierra.

Uno de los símbolos más característicos de la Pascua checa es la "pomlázka", una vara hecha de ramas de sauce trenzadas. Aunque este año tendremos que pasar esta fiesta en casa, nos puede valer como decoración. Es por ello que les explicaremos cómo fabricar la "pomlázka":



Es necesario tener cuatro varillas de sauce en cada mano. Alargue la primera varilla del lado izquierdo y pásela entre la sexta y la séptima varilla. Después, llévela de nuevo hacia el lado izquierdo. El siguiente paso consiste en pasar la octava varilla y pasarla por encima entre la tercera y cuarta varilla, después, vaya de vuelta hacia el lado derecho. Siga estos pasos con el resto de varillas hasta que tenga una vara de sauce de un tamaño suficiente. Arriba, anude las varillas para que la "pomlázka" no se abra.