La crisis del coronavirus frenó la venta de automóviles usados

Foto ilustrativa: Zelda Richardson, Flickr, CC BY-ND 2.0

Comprar un automóvil usado en Chequia es más difícil que antes. A causa de la crisis del coronavirus se redujo su oferta en el mercado y subieron los precios, pero la demanda de estos automóviles es enorme actualmente.

Después de varios meses de recesión por el coronavirus, las actividades comerciales en los centros de venta de automóviles de segunda mano en Chequia vuelven a la normalidad. El interés de los ciudadanos por comprar un coche usado comenzó a restablecerse en junio y se mantuvo durante todo este verano.

En comparación con marzo y abril, las ventas en verano subieron un 30%, de acuerdo a informaciones de Petr Kašpar, jefe de venta de automóviles usados de la compañía Škoda Plus. Una situación semejante registran en AAA Auto, la mayor red de tiendas de venta de coches usados en Chequia.

Foto ilustrativa: Holger Schué, Pixabay / CC0
No obstante, la oferta de estos automóviles en el mercado nacional es cada vez más reducida. Los especialistas calculan que en el mercado faltan más de 20 000 coches, sobre todo provenientes del extranjero, para lograr cubrir la demanda.

Como sostuvo Kašpar, mientras que en primavera Škoda Plus disponía de unos 10 000 automóviles usados, actualmente cuentan con entre 6000 y 7000 coches, lo que se debe también a las crecientes ventas durante el verano.

A causa de la crisis del coronavirus, las personas son más precavidas y racionales al comprar un automóvil. En reacción al creciente coste de los coches nuevos, cada vez más personas prefieren adquirir uno usado, aunque también los precios de estos han subido.

Los coches de segunda mano más demandados actualmente en el mercado checo son el Škoda Octavia y el Škoda Fabia.

De acuerdo con los economistas, para finales de este aňo los precios de los automóviles usados podrían subir todavía un 10% más.