La campeona europea de patinaje de velocidad que entrena en un tablero de madera

Martina Sáblíková (Foto: CTK)

A pesar de que no ha cumplido ni siquiera los veinte años de edad, la patinadora de velocidad checa Martina Sáblíková se ha convertido en una de las personalidades más destacadas del deporte checo.

Martina Sáblíková (Foto: CTK)
Hace poco, la joven competidora terminó en quinto lugar en la clasificación absoluta de la prueba múltiple del Campeonato Mundial disputado en Holanda.

Sáblíková triunfó de manera rotunda en la pista de 5000 metros, batiendo la marca nacional y alcanzando el tercer mejor tiempo mundial de toda historia.

La patinadora checa padeció en Holanda una enfermedad e incluso pensaba renunciar a la prueba, no obstante, al final decidió participar en la competición, y se impuso contra todo pronóstico, teniendo una ventaja de diez segundos sobre la segunda clasificada.

La prueba múltiple de patinaje de velocidad se disputa en las pista de 500, 1500, 3000 y 5000 metros. En la actualidad, el único punto débil de la competidora checa sigue siendo el tramo más corto. En cuanto logre mejorar en esa pista, tendrá una gran posibilidad de proclamarse campeona mundial.

La patinadora, que cumplirá los veinte años en mayo, reúne todas las condiciones óptimas para alcanzarlo. En enero se proclamó la más joven campeona europea de toda la historia en la prueba múltiple al aire libre, cuando consiguió en Italia la medalla de oro en las pistas de tres y cinco km, respectivamente, batiendo las plusmarcas mundiales de ambas pistas y de la clasificación absoluta.

Desde el campeonato europeo, disputado a mediados de enero en la ciudad italiana de Collalbo, un avión especial trasladó a la joven checa directamente a la República Checa, para que pudiera asistir a la ceremonia del 'Mejor Deportista Checo de 2006', en la que se posicionó en octavo lugar, ganando el premio 'Junior del Año'.


Martina Sáblíková (Foto: CTK)
Sáblíková empezó a representar a la República Checa teniendo 14 años de edad. Desde aquél entonces ha sumado varios trofeos: Es subcampeona mundial, campeona mundial en la categoría de júniores, campeona de Europa y campeona de la República Checa.

Lo paradójico es que la patinadora alcanzó estos excelentes resultados, aunque en la República Checa no existe una pista de patinaje de velocidad y el club en el que milita no tiene a su disposición ni siquiera una sala de gimnasia.

La competidora se vio obligada a entrenar en estancos helados, y pulía la técnica en casa en un tablero de madera que le sirvió de simulador del deslizamiento en patines. Pero en vez de patines simulaba el movimiento en calcetines...

La menuda competidora, que mide 1,71 metros y pesa 53 kilogramos, popularizó bastante el patinaje de velocidad en la República Checa. La amplia afición deportiva se dio cuenta de que en su persona estaba creciendo una futura estrella mundial en los Juegos Olímpicos de 2006. Sáblíková, fue abanderada de la delegación checa en Turín, y posteriormente casi alcanzó una medalla, terminando en cuarto lugar en su pista favorita de cinco kms.

Tras la Olimpíada de 2006, los aficionados criticaron duramente el hecho de que tan excelente patinadora no tiene ni siquiera un lugar dónde entrenar y los altos cargos del país prometieron construir un estadio con pista de patinaje de velocidad, donde la competidora podría desarrollar su talento.

"He oído que en la República Checa debería crecer en un futuro próximo un estadio con pista de patinaje de velocidad, pero hasta que esa promesa no se haga realidad, creo que voy a gastar todavía muchos calcetines en mi tablero de entrenamiento que tengo en casa", dijo la campeona checa, que en la actualidad entrena en Italia.

Una vez terminado el campeonato mundial de Holanda, la checa anunció que intentará batir la marca mundial en pista cubierta en marzo en Salt Lake City, EE.UU.

Los últimos resultados de la patinadora demuestran que la joven competidora está en muy buenas condiciones para conseguirlo.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio