Jóvenes daneses provocan una semana de altercados en Praga

Foto: Archiv Radio Prag

Hoteles destrozados, trifulcas, enfrentamientos con la policía, todo regado de abundante alcohol y una actitud pendenciera. Así han pasado en Praga las vacaciones de primavera varios grupos de jóvenes daneses, para escándalo de hosteleros y preocupación de la policía.

Foto: ČT24
La expresión española “beber como un cosaco” se dice en checo “beber como un danés”. Los miles de estudiantes daneses que han pasado estas vacaciones de primavera en Praga han justificado el tópico, provocando en pocos días numerosos incidentes que han requerido intervención policial.

El perfil de los implicados es de jóvenes daneses de alrededor de 19 años, que habían venido a Praga a pasar unos días de juerga y que actuaban bajo los efectos del alcohol. La portavoz de la policía checa, Eva Kropáčová, destacó dos sucesos que tuvieron lugar con solo un día de diferencia.

Eva Kropáčová, foto: Archivo de Policía checa
“La policía tuvo que ocuparse de una reyerta surgida en la plaza de la Ciudad Vieja poco después de las tres de la madrugada, frente a un bar de la calle V Kolkovně. Se trataba de una pelea entre 15 extranjeros. Ayer a primeras horas de la mañana nos llamaron de un hotel del barrio de Vršovice donde estaban destrozando las habitaciones”.

La pelea callejera acabó con enfrentamientos entre los jóvenes y la policía y resultó en cinco detenidos. Los daños en el mencionado hotel ascendieron a más de 4.000 euros. En otro hotel praguense una riña entre estudiantes daneses terminó con uno de ellos en el hospital y miles de euros en desperfectos.

La capital checa atrae no a solo turistas deseosos de cruzar el puente de Carlos y admirar los edificios barrocos de la Ciudad Vieja. La cerveza a precios irrisorios y los numerosos cabarés son el aliciente para un tipo de turismo golfo basado en jóvenes de los países europeos más ricos que acuden a Praga de parranda o a celebrar despedidas de soltero. Sin embargo la policía nunca había llegado al nivel de alerta que ha provocado esta oleada de daneses.

Un grupo de jóvenes daneses, foto: TV Nova
Las autoridades han decidido de hecho reforzar la presencia policial en las calles más problemáticas y buscar la colaboración del gobierno danés, como apunta Kropáčová.

“La policía de Praga hace ya varios días que colabora con la embajada danesa. Recibimos así información de las próximas llegadas de grupos de estudiantes y solucionamos los problemas que van surgiendo”.

Dinamarca no trae a Chequia solo jóvenes pendencieros. En los próximos meses se rodará en Praga la serie de televisión danesa “1864”, de ambientación histórica. Esta coproducción checo-danesa supondrá para la ciudad unos ingresos de aproximadamente cuatro millones de euros.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio