Jefe del Bloque contra el Islam acusado de incitación al odio contra musulmanes

Martin Konvička, foto: ČTK

El jefe del Bloque contra el Islam, Martin Konvička, fue acusado de incitar al odio contra musulmanes por sus declaraciones publicadas en Facebook. El movimiento se queja de que la acusación es mero intento de eliminación política de la oposición.

Martin Konvička, foto: ČTK
“Encerrar a los musulmanes en campos de concentración” o “molerlos y hacer con ellos piensos para ganado”. Esas son algunas de las declaraciones más controvertidas que en el pasado publicó el jefe del Bloque contra el Islam, Martin Konvička.

La Policía no ha especificado las palabras concretas que impulsaron la inculpación del político, pero se supone que debería tratarse de varias de sus inserciones publicadas en Facebook entre los años 2011 y 2014.

Miloš Zeman y Martin Konvička, foto: ČT24
Konvička se defendió alegando que dichas frases fueron sacadas de contexto y que, por ejemplo, la cita sobre el pienso para ganado es una paráfrasis del grito de guerra de la Grecia Antigua que dice: “¡Cuando os venzamos, espartanos, os moleremos para hacer longanizas!”.

“Durante los últimos cinco años escribí en las redes sociales cientos de miles de frases y aquí hablamos de una sola. Si hurgáramos en lo dicho por otras personas, estoy convencido de que encontraríamos proclamaciones parecidas en los discursos de todos y cada uno de ellos”, dijo el inculpado.

El Bloque contra el Islam se queja de la eliminación política de la oposición

El Bloque contra el Islam rechazó toda acusación contra su jefe indicando que se trata de un proceso político, según precisó la abogada de Konvička, Klára Samková.

Klára Samková, foto: ČT
“Tengo ciertas indicaciones de que a continuación serán acusadas otras personas, miembros o colaboradores del Bloque contra el Islam. Se trata de una eliminación política de la oposición por medio del abuso del derecho penal”, afirmó.

El portavoz del Bloque contra el Islam, David Štěpán, agregó que la acusación representa un ataque directo contra la libertad de expresión.

Por su parte, el abogado Jaroslav Ortman dijo para la Radiodifusión Checa que ve poco prometedora la situación de Konvička, que podría ser condenado a una pena de entre seis meses y tres años de prisión.

“El párrafo 356 sobre la incitación al odio tiene tres artículos. Creo que en este caso se cumplió el tercero, o sea que fue cometido un delito en público en la red de computadoras”, indicó el perito en leyes.

“Hay cosas que no se deben decir ni en broma. De la gente no debe hacerse pienso para ganado, eso es inaceptable”, subrayó.