Impuesto a la renta del 15 por ciento para todos

El Gobierno checo publicará en dos semanas su proyecto de reformas económicas. Entre los cambios previstos figuran la aplicación de un impuesto equitativo a la renta de personas físicas y el aumento de la tarifa reducida del IVA.

Miroslav Kalousek (a la izquierda) y Martin Riman (Foto: CTK)
El ministro de Finanzas, Miroslav Kalousek, propone introducir un impuesto equitativo del 15 por ciento a la renta de personas físicas. El Gobierno de coalición prevé asimismo aumentar la tarifa reducida del impuesto sobre el valor añadido (el IVA) del 5 al 9 por ciento. De esta manera la reforma no profundizará la deuda estatal, pero reducirá la carga tributaria a todos los ciudadanos, según destacó este domingo en un debate televisivo el vicepresidente del Partido Cívico Democrático, Pavel Bém.

"Cada uno sacará beneficio de ello: Los ciudadanos con ingresos bajos, es decir inferiores a 15 mil coronas, unos 500 euros, los que ganan en promedio 25 mil coronas, es decir 833 euros, igual que los ciudadanos con ingresos más altos".

Los que más se beneficiarán de la reforma de impuestos serán los que ganan mensualmente más de 40 mil coronas, equivalentes a 1 300 euros. Los empleados con familia que cobran un salario medio o inferior ahorrarán más en comparación con los solteros.

El vicepresidente de la Socialdemocracia y ex ministro de Finanzas, Bohuslav Sobotka, teme el incremento de los precios de una serie de productos y servicios, así como de la energía y los combustibles, debido al aumento del IVA y la reforma tributaria ecológica, respectivamente.

"La combinación del incremento del IVA y de la reforma de impuestos ecológicos puede aumentar la inflación el año próximo. También quiero advertir de que los ciudadanos requerirán salarios más altos".

La reforma económica del Gabinete de Mirek Topolánek incluirá también una valorización de las pensiones para jubilados, arreglos a los subsidios para hijos y por maternidad, la cancelación de primas de sepelio y de los subsidios para la compra de utensilios escolares. Tampoco contará con compensaciones para desempleados. De ser aprobada, la reforma debería entrar en vigor el 1 de enero de 2008.