Havel conversa con Radio Praga sobre la situación en Cuba

Václav Havel

Con este espacio, "Del Totalitarismo a la Democracia", Radio Praga trata de ofrecer un vistazo sobre lo que ha representado el proceso de transición en la República Checa. Este espacio está dedicado a todas las personas interesadas en conocer detalles sobre la transformación checa desde la dictadura comunista hasta la democracia, por lo que creemos que encontraremos muchos radioescuchas en Cuba, donde importantes sectores de la población se preparan también para un proceso de cambio pacífico en la Isla.

Václav Havel
En la reunión del Comité Internacional para la Democracia en Cuba, celebrada en Berlín la última semana de abril, el ex presidente checo, Václav Havel, destacó la importancia de apoyar incondicionalmente a los demócratas cubanos. Refiriéndose a sus experiencias como defensor de la libertad bajo la Checoslovaquia comunista, aprovechó para pedir que el mundo democrático esté preparado para participar junto con los cubanos en el proceso de transición a la democracia. Les ofrecemos a continuación la entrevita que concedió a Radio Praga el ex presidente Havel, durante la reunión de Berlín.

¿Qué significado le atribuye Ud. a una reunión cumbre como la de Berlín, donde participan destacadas personalidades políticas e intelectuales de Europa y América Latina?

"Creo que cualquier forma de apoyo internacional, especialmente la que proviene de organismos no gubernamentales, es extremadamente valiosa. Nosotros tenemos experiencia en ese sentido, de nuestra lucha durante décadas, y sabemos que el apoyo de fuera es importantísimo para quienes se esfuerzan por alcanzar la libertad, el respeto de los derechos humanos y la dignidad. Por supuesto conferencias como esta no pasan desapercibidas para el régimen cubano, tampoco para la ciudadanía de la Isla, ni mucho menos para la oposición, con la cual, por cierto, estamos en permanente contacto. En ese sentido es necesario destacar la labor de ONG checa People in Need, la cual coordina la agenda del Comité Internacional para la Democracia en Cuba".

Berlín
Previo a la realización de esta conferencia el régimen de La Habana se pronunció duramente en contra de sus organizadores, diciendo que se trata de un "ridículo espectáculo" financiado por los Estados Unidos. ¿Le sorprende semejante reacción?

"Bueno, alguien debe financiar este tipo de proyectos. En este caso se trata principalmente de organizaciones no gubernamentales, sin fines de lucro, tales como la fundación alemana Konrad Adenauer. Sí hay varias fundaciones estadounidenses que apoyan las labores del CIDC, yo me he encontrado con ellos en numerosas ocasiones, y no veo nada de malo en que aporten recursos. Alguien debe hacerlo. Aunque hay muchos de nosotros quienes colocamos nuestros propios recursos cuando participamos en eventos internacionales como este".

De acuerdo a las informaciones que Ud. maneja, ¿Cuáles son las mayores necesidades de la oposición cubana? Ya mencionaba recién la solidaridad internacional. ¿Qué más destacaría?

"El apoyo mediático y los contactos personales con los miembros de la oposición son sumamente importantes, así como la transmisión de experiencias a quienes conducirán el proceso de transición en Cuba. En los últimos tiempos la situación interna ha cambiado mucho y en algún momento nos daremos cuenta del retraso que tendrán con respecto a nosotros. Hoy ya son casi 18 años. Sin embargo, esto no debería ser interpretado como una pérdida de tiempo, al mismo tiempo debe ser una oportunidad para aplicar nuestras experiencias, para que los demócratas cubanos aprendan de nuestros errores. En Cuba habrá grandes problemas con temas tales como las restituciones, con la aprobación de una ley de lustración, entre otros temas sensibles. Para ese período es necesario estar preparados y hablar claramente con los líderes opositores".

¿Cómo evaluaría la política de la Unión Europea hacia Cuba, con relación a la postura de los Estados Unidos?

"La política de la UE me parece sumamente cuidadosa, muy moderada. Pero no solamente respecto a Cuba, también actúa de esa forma hacia otras dictaduras del mundo, tales como Bielorrusia, Birmania, Corea del Norte, entre otros. Por eso cada vez que tengo la oportunidad aprovecho para recordarle a Bruselas, tanto en privado como en público, la tradición espiritual y los valores sobre los cuales se fundamenta Europa, así como la responsabilidad que se desprende de aquello."

¿De qué manera le sirvió a Ud. el apoyo mediático en la época que era disidente, bajo la era comunista en Checoslovaquia?

"Yo siempre sentí de manera muy intensa el significado del apoyo internacional. Podría poner varios ejemplos. Aunque no se trata solamente de facilitarles la vida a los disidentes, su trabajo, su eventual liberación, si es que están presos. En primer lugar, es necesario elevar el interés del mundo democrático por la problemática cubana, ese reconocimiento es lo que le da sentido al trabajo de la oposición y los ideales en los cuales creen".

Durante su discurso en la cumbre de Berlín, Ud. recordó las palabras del fallecido disidente checo Jan Patocka, quien decía que todo lo que es bueno tiene sentido. ¿Cree Ud. que en Cuba la gente recibirá el mensaje, es decir, que ésta conferencia tiene sentido y comprenderán que no están solos?

"Esta conferencia tiene muchos elementos que le dan sentido. En primer lugar, son muchas las personas que tratan de articular sus ideas con respecto a la problemática cubana, ya sea en términos generales o en programas concretos. Es muy enriquecedor para todos los que participan en una reunión como esta, ya que cada declaración o documento aprobado influye en la situación de la Isla. Esta es la segunda gran cumbre del CIDC, la primera se celebró en Praga, luego ha habido una serie de eventos pequeños. Pienso que de no ser por este tipo de conferencias la oposición cubana estaría hoy en una situación mucho más desfavorable, más desprotegida. La República Checa es consciente de esa responsabilidad y por eso se empeña por explicar en todos los foros internacionales la importancia de adoptar una postura firme con respecto al régimen de La Habana".

Hugo Chávez (Foto: CTK)
Cada vez son más estrechas las relaciones entre el régimen castrista y la Venezuela de Hugo Chávez. ¿Cómo evaluaría esa alianza, así como el fenómeno del neopopulismo en algunos países de América Latina?

"Los mecanismos formales mediante los cuales se hace la democracia, es decir, el plano institucional, no garantizan la libertad en el buen sentido de la palabra. Ese pienso que es el caso de Venezuela, donde la democracia parece funcionar, hay elecciones, el Parlamento sesiona normalmente, entre otras cosas, pero en realidad se trata de un régimen tremendamente populista y autoritario. Además, a nivel internacional Chávez desempeña un siniestro rol de extorsionador mediante gracias a su petróleo".