Hace 80 años Reinhard Heydrich asumió el poder en el Protectorado de Bohemia y Moravia

Reinhard Heydrich

La llegada de Heydrich a Praga significó una declaración inmediata de la ley marcial, arrestos masivos, ejecuciones e internamientos en Mauthausen y Auschwitz.

Reinhard Heydrich y el presidente del protectorado Bohemia y Moravia,  Emil Hácha | Foto: Česká televize

Reinhard Heydrich, el segundo hombre de las SS, asumió el cargo de protector de Bohemia y Moravia el 28 de septiembre 1941, simbólicamente, en el Día de la Nación Checa y la fiesta de San Venceslao. Fue enviado desde Berlín con el fin de sustituir a Konstantin Von Neurath, que no cumplía con las expectativas de Adolf Hitler.

La declaración de la ley marcial desató el terror. Heydrich primero mandó encarcelar al primer ministro del Gobierno títere checo, Alois Eliáš, sospechoso de colaborar con la resistencia. En la radio se leían diariamente los nombres de las personas ejecutadas, no solo de miembros de la resistencia, sino también de personas arrestadas por delitos que en otros tiempos habrían significado una pena mucho más leve. Durante los cuatro meses de la ley marcial, 486 personas fueron condenadas a muerte, 2100 checos fueron enviados a campos de concentración y la resistencia se vio aplastada. Heydrich se ganó el apodo de el “carnicero de Praga”.

Reinhard Heydrich | Foto: Heydrich - Konečné řešení / Česká televize

Para convencer a los aliados de que la nación checa no se había rendido, el Gobierno checoslovaco en el exilio, con sede en Londres, decidió enviar al Protectorado grupos de paracaidistas, entrenados en Inglaterra, para llevar a cabo misiones especiales. Una de ellas tenía por objetivo asesinar a Heydrich.

El atentado tuvo lugar el 27 de mayo de 1942 y Heydrich sucumbió a sus heridas el 4 de junio. En ninguno de los países ocupados por Hitler un cargo tan alto del régimen nazi había sido asesinado por la resistencia antifascista.

Gracias al éxito de la operación, Gran Bretaña y el Gobierno francés en exilio anularon el Tratado de Múnich y Checoslovaquia recuperó, al menos en teoría, sus fronteras de preguerra. No obstante, los checos dentro del Protectorado sufrieron fuertes consecuencias. En venganza por la muerte de Heydrich, los nazis arrasaron literalmente los pueblos de Lidice y Ležáky y, en octubre de 1942, asesinaron en Mauthausen a 262 personas que habían ayudado a los paracaidistas.

palabra clave:

Relacionado