Granjeros checos derraman leche en protesta contra bajos precios

Foto: ČTK

Decenas de miles de litros de leche fueron derramados en distintos lugares del país. Los agricultores checos protestaron de esta manera contra los bajos precios de la leche, que ni siquiera cubren los gastos de producción, y tienen efectos catastróficos para el sector ganadero.

Foto: ČTK
Cisternas con leche rociaron este jueves los campos en las comarcas de Ústí nad Orlicí, Zlín, en la Meseta Checo-Morava y otras regiones de la República Checa. Con este acto de protesta, los granjeros quisieron advertir sobre la situación insostenible en el sector lechero, según destaca el presidente de la Cámara Agraria de Blansko, Kamil Vystavěl.

“Existe la amenaza de que sucesivamente serán sacrificadas todas las vacas lecheras en el país. Y como resultado, el ciudadano checo ya no tendrá la posibilidad de comprar leche checa, porque toda la leche se importará.”

Jan Veleba, foto: Zdeněk Vališ
Desde hace más de un año el precio de la leche en el país no alcanza ni los costes de su producción. Actualmente, las fábricas lecheras pagan unos 21 céntimos de euro por un litro de leche, mientras que los granjeros calculan el precio real del producto en unos 40 céntimos.

El presidente de la Cámara Agraria Checa, Jan Veleba, apuntó que una situación similar se registra desde hace varios meses en Europa Occidental, pero los granjeros checos, a diferencia de sus colegas alemanes o franceses, no han recibido ninguna ayuda.

El ministro de Agricultura, Jakub Šebesta, niega el desinterés de su cartera.

“La Unión Europea nos posibilitó invertir el próximo año hasta el 3,5 por ciento de los pagos directos en programas especiales y nosotros daremos la preferencia a la leche. Ello significará un aporte de aproximadamente 31 millones de euros para el sector en 2010. Aparte, la Comisión Europea aprobó una suma de 280 millones de euros para medidas de apoyo al sector lácteo europeo.”

El jefe de la Cámara Agraria, Jan Veleba, estima que las ganancias de los productores de leche disminuirán este año en 269 millones de euros, en comparación con 2008. A la vez alerta que dentro de unos tres años el número de vacas lecheras en el país podría bajar de las actuales 380.000 a apenas 200.000. Ello significaría la pérdida de trabajo para unos 40.000 empleados en la agricultura.

Los granjeros y el Ministerio coinciden en ver una solución parcial de la crisis en el aumento del consumo de productos lácteos. Los funcionarios preparan una campaña de promoción y prevén fortalecer el proyecto ‘Leche a las Escuelas’.