Gobierno prepara reforma de la enseñanza superior

Foto: CTK

El primer ministro, Mirek Topolánek, y el ministro de Educación, Ondřej Liška, presentaron el llamado Libro Blanco, un ambicioso proyecto de reforma de la enseñanza superior para los próximos 20 años.

Mirek Topolánek y el ministro de Educación, Ondřej Liška, Foto: CTK
El Gobierno inició este lunes los debates sobre importantes cambios en el sistema de la educación universitaria. El Ministerio de Educación presentó un conjunto de objetivos que deben ser alcanzados en los próximos 20 años para que las universidades checas sean capaces de competir con institutos internacionales.

El proyecto busca introducir en el país tres tipos de universidades: científicas, especializadas y de educación general. Éstas serían las más prácticas y la calificación obtenida en ellas alcanzaría para la mayoría de las profesiones. Las científicas, por su parte, resultarían más difíciles y ofrecerían carrera investigadora. Las especializadas se situarían entre los dos tipos anteriores.

La reforma propone asimismo cambios en el sistema de financiación de la enseñanza superior, que persiguen poner la educación universitaria al alcance de todos.

Sin embargo, el presidente del Consejo de las Universidades, Vratislav Vozník considera estos cambios poco ventajosos para los estudiantes.

“El Estado apoya a los estudiantes universitarios, ya sea por medio de contribuciones sociales que reciben los padres de los estudiantes o con becas de alojamiento y becas sociales. Según nuestra opinión, el sistema propuesto por el ministro Liška reducirá la suma de dinero que recibirán los estudiantes”, señaló Vozník.

Todos los cambios vienen reflejados en el documento denominado Libro Blanco. Su autor, Petr Matějů, señaló que lo presentarán de una forma comprensible para el público general.

“El Libro Blanco es un documento complicado. Por eso planeamos hacer un breve resumen para los padres y los estudiantes, que será publicado en la página electrónica del Ministerio de Educación dentro de dos semanas”, sostuvo Matějů.

Los debates públicos sobre la reforma se prolongarán durante los próximos tres meses. El Ministerio de Educación elaborará después un proyecto de Ley de Enseñanza Superior que debería ser aprobado por el Gobierno antes de las elecciones de 2010.