Gobierno indemnizará a estudiantes represaliados por el régimen comunista

r_2100x1400_radio_praha.png

El Gobierno checo decidió indemnizar a los estudiantes que fueron expulsados de las universidades durante el régimen comunista. Sin embargo, aún no se ha acordado quiénes tendrán derecho a recibir el dinero ni cuál será la suma.

Decenas de miles de estudiantes se vieron obligados a abandonar las aulas tras el Golpe de Estado comunista, en 1948. Algunos de ellos recibirán del Gobierno una indemnización monetaria.

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Petr Nečas, recalcó la importancia de este gesto.

“Es importante que el Gabinete haya decidido indemnizar a los estudiantes represaliados por el régimen comunista. Por ahora hemos debatido sobre todo las cuestiones formales de la nueva norma, los detalles serán decididos más tarde”, señaló Nečas.

El proyecto es apoyado incluso por los representantes del Partido Comunista. Su vicepresidente, Jiří Dolejš, sostuvo, no obstante, que el derecho a la indemnización debería ser evaluado en cada caso particular.

Jiří Dolejš
“El derecho a la indemnización deberá evaluarse de manera individual para que no se abuse de la norma. La suma que recibirán los estudiantes será objeto de futuros debates. De todas formas, no será nada fácil establecer la cifra”, afirmó Dolejš.

El Ministro de Educación, Ondřej Liška, será el encargado de elaborar el proyecto de indemnización antes de fin de año. Entre otras cosas, deberá proponer los criterios según los cuales se elegirá a los estudiantes que merezcan la indemnización.

Cyril Svoboda, presidente del Consejo Legislativo del Gobierno, opina que deberían recibirla sólo quienes hayan sido expulsados de las universidades durante los primeros cinco o siete años del régimen totalitario. Sin embargo, surgen propuestas de indemnizar a todos los estudiantes que hayan abandonado sus estudios involuntariamente entre los años 1948 y 1989.

El proyecto del Gobierno de indemnizar a los estudiantes represaliados por los comunistas es una respuesta a la solicitud del Club Académico 48 de Praga, que agrupa a los ex universitarios expulsados por motivos de opinión política, raza o religión.