Gobierno checo aprueba endurecimiento de ley de tenencia de armas

Иллюстративное фото: Sgaba, Wikimedia Commons, License CC BY-SA 3.0 Unported

Tener legalmente armas de fuego será mucho más difícil en la República Checa en un próximo futuro. El Gobierno ha aprobado este lunes un proyecto de enmienda a la ley de tenencia de armas y municiones, que ahora será presentado al Parlamento.

Foto: Sgaba, CC BY-SA 3.0 Unported
Reducir de diez a cinco años la vigencia de la licencia para portar armas de fuego, permitir a los médicos el acceso al registro de armas, y otorgar mayores facultades a la Policía para retener los pertrechos legales a su propietario en caso de necesidad. Estas tres medidas fundamentales incluye el nuevo proyecto de ley que, de ser aprobado por el Parlamento, endurecerá las normas de posesión de armas y municiones.

Milena Bačkovská, del Ministerio del Interior, especificó en qué radica la ampliación de las competencias de los policías.

”Es necesario que los policías estén facultados para retener armas de fuego a su portador con licencia, en caso de existir por ejemplo, una sospecha de alteración del estado de salud de esa persona. Consideramos importante este paso, pues al surgir ciertas dudas, se requiere algún tiempo para comprobar si la persona con autorización de portar armas de fuego cumple los requisitos para tener la licencia“.

Milena Bačkovská, foto: archivo del Ministerio del Interior
Los médicos por su parte, estarían facultados a entrar en el registro de armas del Ministerio del Interior y comprobar si un determinado paciente, cuyo comportamiento podría resultar peligroso para los demás, posee una licencia para armas de fuego. Los médicos no estarían obligados a revisar estos casos, pero sí podrían hacerlo de forma voluntaria.

La enmienda es una reacción a la tragedia acaecida en febrero pasado en la ciudad de Uherský Brod, cuando un hombre perturbado mató a tiros a ocho personas en un restaurante local y luego se suicidó, así como a las explosiones incontroladas habidas en otoño del año pasado en el almacén de armamentos de Vrbětice.

Por otro lado, el borrador de enmienda a la ley de posesión de armas de fuego libera a los solicitantes del permiso respectivo de la obligación de someterse previamente a una prueba psicológica. El motivo de este cambio lo explica el ministro de Salud, Svatopluk Němeček.

”No estamos en condiciones de someter a esa prueba a todos los solicitantes de la licencia para tenencia de armas de fuego. Son cientos de miles las personas que tienen ese permiso y, teniendo en cuenta que la licencia habrá que renovarla cada cinco años, sería imposible. Simplemente porque en la República Checa hay pocos psicólogos. No me imagino cómo conseguirían todos los solicitantes de esa licencia someterse a ese test”.

Svatopluk Němeček, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa
El Ministerio del Interior aclaró que se trataría de unas 60.000 personas cada año, ya que la licencia para la posesión de armas de fuego la tienen en Chequia más de 300.000 personas actualmente.

A su vez, en cuanto a los explosivos, el proyecto de la nueva enmienda de ley impulsa la obligación de las compañías que trabajan con este tipo de municiones o las almacenan, a tener una licencia especial, y sus trabajadores poseer un carnet que confirme que están facultados para trabajar con explosivos.

La Comisión Europea también pide el endurecimiento de las normativas en el sector de las armas de fuego. Propone entre otras cosas, que a las personas privadas les sea prohibida la adquisición y tenencia de armas semiautomáticas. Así también quiere que los ciudadanos que practican el airsoft, paintball y otras actividades lúdico-deportivas semejantes, tengan la obligación de disponer de una tarjeta de armas.