Flash Deportivo

Foto: CTK
0:00
/
0:00

La selección checa de fútbol empató sin goles con su similar de Gales, en la más reciente jornada eliminatoria para la Eurocopa 2008. Tras el encuentro, jugado el sábado en Cardiff, Alemania confirma el liderazgo del Grupo D y los checos desaprovechan la oportunidad de perfilarse como uno de los protagonistas del prestigioso torneo.

Foto: CTK
Aunque faltan todavía varios compromisos antes de saber quienes viajarán a Suiza y Austria, las sedes del campeonato, algunos críticos ya comienzan a criticar al entrenador nacional, Karel Brückner. "Es inaceptable perder con uno de los peores de Europa", decía un hincha checo tras el partido.

Por su parte, Brückner lamentó no haber derrotado a uno de los combinados más débiles del grupo, sin embargo, justificó el bajo rendimiento de sus jugadores. "Se veía claramente que los jugadores están fuera de forma, luego de terminarse la temporada, pero en primavera, cuando se renueve la clasificatoria, seremos más efectivos". Agregó también que todos sabían que Gales sería un rival fuerte. "Me voy un tanto decepcionado por la última parte del partido, no porque no anotamos goles, si no porque jugamos bastante mal", dijo el técnico checo.

Con todo, la selección albirroja jugó mejor en los primeros 45 minutos, sin embargo, no logró capitalizar ninguna de las buenas ocasiones de gol. Muy pocas, por cierto. Además, la defensa de Gales la conformaban cinco hombres, lo que hacía difícil el trabajo de la dupla Baros-Koller Por su parte, los locales lograron levantar su juego en la segunda mitad y armarse varias oportunidades de gol. La más clara vino en el minuto 51, cuando Jason Koumas efectuó un perfecto lanzamiento que finalmente se desvió. Igual los galeses se van tranquilos, con un punto que los deja con esperanzas de seguir en la carrera por la clasificación.

Entrenador nacional, Karel Brückner (Foto: CTK)
El capitán del equipo checo, Tomás Rosicky, fue más allá de la crítica e hizo pronósticos para lo que viene de la eliminatoria. Sin embargo, reconoce que el resultado de este sábado no es para nada halagüeño. "Yo pienso que el equipo completo siente perplejidad, al menos así me siento yo. No sé si este empate tendrá carácter de victoria o de derrota, veremos una vez que se cierre la eliminatoria. Me inclino a pensar que un punto contra Gales es más bien una derrota", dijo Rosicky.

La República Checa reanudará la eliminatoria el 8 de septiembre enfrentando a San Marino, que jugarán de locales, mientras que el otro aspirante a clasificarse, Alemania, viajará precisamente a Gales.