Fallece el mejor futbolista del Sparta del siglo XX

Andrej Kvasnák (1962) Foto: CTK

El futbolista checo Andrej Kvasnák falleció este miércoles en Praga. El subcampeón del mundo de Chile pereció de cáncer de pulmón a los 70 años de edad.

Andrej Kvasnák (2006) Foto: CTK
Andrej Kvasnák se convirtió en uno de los futbolistas más populares de este país de toda la historia. Los hinchas del Sparta de Praga, en el que militaba en los años sesenta, lo eligieron incluso como el mejor jugador de ese equipo del siglo XX.

El jugador por excelencia pasó a ser en su tiempo uno de los puntales de la selección nacional. Con el cuadro checoslovaco jugó 47 partidos, anotando 13 goles. En 1960 alcanzó con sus compañeros de equipo la medalla de bronce en la Copa de Europa de Naciones de Francia, y dos años después se proclamó subcampeón del mundo en Chile, jugando en la línea central junto con Josef Masopust.

Andrej Kvasnák (1962) Foto: CTK
"Recuerdo aquella época con mucha alegría. Con Andrej me entendía perfectamente en el campo, juntos casi podíamos jugar con los ojos cerrados. Él era muy simpático, y no nos importaba que él militase en el Sparta de Praga y yo en su rival, el Dukla de Praga. Jugábamos divirtiéndonos, y sobre todo Andrej era feliz si podía divertir además a los hinchas".

Un técnico brillante y bromista que divertía a las gradas, así recuerdan los hinchas al oriundo de la ciudad eslovaca de Kosice. Los aficionados acudían al estadio del Sparta, sobre todo para ver los espectáculos del legendario jugador, que llevó a ese club dos veces al título del campeonato nacional. Kvasnák vestía la camiseta roja desde 1959 y cuando se fue a jugar a Bélgica diez años más tarde, las gradas del Sparta registraron un descenso del número de espectadores.

Andrej Kvasnák (1965) Foto: CTK
Andrej Kvasnák no perdió el sentido de humor, ni siquiera tras haber sido hospitalizado, resaltó el secretario del Fondo de Internacionales Futbolísticos, Otakar Dolejs.

"Un día cuando le había pedido una entrevista como periodista, me dijo: Puedes llamarme cuando quieras, puede ser a la medianoche, y aunque no escribas cosas bonitas sobre mi persona, para mí será una publicidad de todas formas".

Así lo dijo Otakar Dolejs, indicando que Andrej Kvasnák seguía comportándose como si no hubiera padecido la enfermedad letal, a la que sucumbió faltando un mes para su cumpleaños número 71.