Fallece el Balón de Oro ‘62, Josef Masopust

Josef Masopust, foto: ČTK

A los 84 años falleció este lunes el legendario futbolista checo Josef Masopust. El amigo de Pelé y Eusébio ganó en 1962 el Balón de Oro tras llegar con la selección nacional hasta la final del Mundial de Chile.

Josef Masopust,  foto: ČTK
El 17 de junio de 1962, Josef Masopust marcó el gol más famoso de su vida en la final del Mundial de Chile. El centrocampista abrió el marcador en el minuto 15 de la contienda contra un Brasil que se hizo luego con el título al remontar con los tantos de Amarildo, Zito y Vavá.

Aun así, los futbolistas checoslovacos regresaron a casa como héroes, según lo pone en evidencia el archivo de Radio Praga.

La trayectoria de Masopust es digna de admiración. El Balón de Oro y finalista del Mundial ’62 ganó con la selección checoslovaca dos años antes la primera edición de la Eurocopa. Con el Dukla de Praga conquistó ocho títulos ligueros, tres Copas Checoslovacas y llegó hasta las semifinales de la Copa de Campeones de Europa.

El futbolista checo del siglo XX pastaba vacas

Josef Masopust,  foto: ČTK
En 2000, Masopust ganó el concurso ‘Futbolista Checo del Siglo XX’ y Pelé lo incluyó en la lista FIFA 100 de los mejores futbolistas de la historia.

“Si pudiera vivirlo todo de nuevo, no vacilaría en hacerlo”, afirmó acerca de su carrera Masopust que, por otro lado, ni en su época de gloria se olvidaba de haber crecido en la pobreza.

“Todo el verano pastaba las vacas de los vecinos para ganarme la vida. Las condiciones no eran buenas. Lo peor era que durante la ocupación nazi los checos no podíamos jugar al fútbol oficialmente en ningún club”, dijo.

Excelente futbolista y caballero

Pelé,  foto: Wikimedia Public Domain
Masopust fue admirado tanto por sus capacidades futbolísticas como por su humildad y juego limpio. La afición recuerda hasta hoy día su gesto en el partido entre Checoslovaquia y Brasil en la fase de grupos del Mundial de Chile. En el choque que terminó con un empate a cero, Pelé se lesionó y Masopust ordenó a sus compañeros a no atacar a la estrella brasileña, ya que en aquel entonces no era posible enviar a la cancha a suplentes.

“Fue uno de los pocos futbolistas caballeros tanto en la cancha como fuera de ella. Él representa uno de los mejores ejemplos para los jóvenes, los hinchas y los jugadores”, indicó otra de las leyendas del fútbol checoslovaco, Antonín Panenka.

Estatua de Josef Masopust,  foto: Cloudz679,  Wikimedia CC BY-SA 4.0
Josef Masopust sucumbió este lunes a una larga enfermedad. El centrocampista murió en su hogar, situado cerca de la cancha del Dukla de Praga, que hace tres años había erigido junto al estadio una estatua en conmemoración a la estrella más brillante de su historia.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio