Estrenan ópera sobre proceso contra Milada Horáková, ejecutada por los comunistas

Foto: CTK

En el teatro Kolowrat, de Praga, se estrena este miércoles una ópera sobre el proceso contra Milada Horáková, política checa condenada y ejecutada en los años 50 por el régimen comunista. La obra titulada “Mañana se va a …” será protagonizada por la mezzosoprano Soña Červená.

Foto: CTK
Al inicio, los autores de “Mañana se va a …” querían escribir una obra para Soña Červená, que también vivió en carne propia la persecución comunista. Al buscar una historia fuerte de una importante mujer checa, pronto coincidieron en Milada Horáková. Su destino representa un enfrentamiento entre el bien y el mal absoluto, una lucha contra la mentira que acaba con un asesinato perpetrado por los jueces. “La muerte de una mujer inocente siempre ha sido un popular tema operístico”, afirma el compositor Aleš Březina.

“Se puso en evidencia muy rápido que cualquier ficción saldría perdiendo con la realidad. Comprobamos que mucho más interesante y más eficaz que escribir un libreto original en el que el autor crea caracteres ficticios basados en personajes reales, sería usar textos de la época: documentos del proceso y de los preparativos del mismo”, indicó Březina.

Soña Červená y Aleš Březina (Foto: CTK)
Transcripciones de los interrogatorios, grabaciones del proceso realizadas por la radio y televisión, artículos de la prensa o la carta de despedida de Milada Horáková destinada a su familia sirvieron de base para el libreto. La obra, compuesta de catorce escenas separadas distinguidas por la música, viene enlazada por el texto adaptado de la canción propagandística de los años 50, “Mañana se va a bailar en todas partes”, de Pavel Kohout que dio origen al título de la ópera.

El coautor y director de la obra, Jiří Nekvasil, explicó que eligió para la escenificación a propósito el teatro Kolowrat cuyo escenario casi claustrofóbico permite convertir al espectador en un participante directo del proceso, igual que ocurrió en el año 1950.

“Después de considerar varias opciones, decidimos dividir el escenario y el auditorio por un espejo semitransparente. Es decir, los espectadores ven lo que pasa en el escenario como en un acuario. Y a la vez, su imagen se refleja en el espejo así que entran directamente en el proceso”, precisó Nekvasil.

Los fiscales son interpretados por cantantes del Coro Infantil de Kühn para destacar lo absurdo del proceso en el cual todo fue decidido ya cinco días antes de su inicio. La mezzosoprano Soña Červená no desempeña un solo papel de Milada Horáková, sino como una guía acompaña al espectador a través del proceso y lo comenta. La cantante, de 82 años de edad, pasó, junto con los autores, largas horas estudiando los materiales auténticos.

Foto: CTK
“No considero la ópera ´ Mañana se va a …´ como otro trofeo mío porque no tiene nada que ver conmigo. El hecho de que promocioné el proyecto junto con los autores Aleš Březina y Jiří Nekvasil es quizá lo único de lo que me atrevo a estar orgullosa. Por lo demás, soy humilde y me entrego a la voluntad de Dios, estoy llena de dudas de mí misma y llena de admiración hacia Milada Horáková”, expresó Soña Červená.

Según expertos, una ópera contemporánea que toca abiertamente un tema político es un acontecimiento excepcional en la escena cultural checa.