En el vino está la verdad

Foto: Barbora Kmentová
0:00
/
0:00

Es un tópico que la República Checa es una potencia cervecera. Sin embargo, el vino que producen las viñas checas también goza de buena fama. Estos días comienza la temporada de vendimia, por lo que esta bebida divina será el tema principal de la actual edición de ´Hable Checo con Radio Praga`.

Foto: archivo de Radio Praga
Este fin de semana voy a la ciudad de Mikulov, situada en Moravia del Sur. Mi primo tiene allí unas viñas -vinice-, y como ha comenzado la vendimia -začalo vinobraní -, voy a echarle una mano con la recolección de uva -pomůžu mu se sbíráním hroznů-. La remuneración por el trabajo –odměna za práci- serán las fiestas en su bodega -vinný sklípek- donde haremos degustaciones de vinos -ochutnávky vín-.

¡Qué peligro! A ver si así la zona de Mikulov se queda este año sin cosecha. Es que no estoy seguro si tras tantas catas seréis capaces de trabajar bien.

No te preocupes, si uno sabe beber, no hay ningún peligro -když se umí pít, nehrozí žádné nebezpečí-.

Menos mal, ya que el año pasado los vinicultores -vinaři- pasaron una mala temporada. A causa de fuertes heladas, la cosecha -sklizeñ- se quedó bastante reducida. Y claro, entonces los amantes del vino tuvimos que rascarnos el bolsillo -sáhnout si hluboko do kapsy-.

Foto: Barbora Kmentová
¿Qué tipo de vino es el que más te gusta? -jaký druh vína ti chutná nejvíce-?

Yo soy del vino tinto -červené víno-. Y prefiero el seco -suché-. ¿Y tú?

Yo soy más del vino blanco -bílé víno-. Y no me importa que sea semiseco -polosuché-, seco -suché- o dulce -sladké-. Últimamente me encanta también el vino rosado -růžové víno-. De hecho, soy muy de vino.

Creo que aquí en la radio esta bebida nos encanta a todos. Por tanto es muy apropiado el nombre de la calle, donde se encuentra nuestra redacción, ya que se llama Vinohradská: la calle de las viñas. En la Edad Media -ve středověku-, se encontraban aquí las primeras viñas de Praga.

Vinný sklep, foto: Barbora Kmentová
Hoy día quedan pocas, pero en el barrio hay muchas bodegas -vinárny-, en las que se venden también vinos de barril -sudová vína- y todo tipo de delicias típicas para acompañar como los pretzels -preclíky-, bollos saladosy horneados en forma de lazo, luego hay chorizos -klobásy-, quesos maduros -zrající sýry-, cacahuetes -arašídy- y mucho más.

Me fijé en que mientras en España se suele beber vino tinto con gaseosa, en Chequia es muy corriente tomar vino blanco con agua con gas -perlivá voda-.

Sí, esta bebida se llama -vinný střik- y goza de popularidad, sobre todo, entre las mujeres. Cuidado con la palabra -vinný- ya que es un homónimo. El primer significado se refiere al vino, mientras que el segundo quiere decir culpable. No sé que tendrán en común estas palabras.

Pues yo sí lo sé, porque al tomar mucho vino, al día siguiente me siento culpable. Pero volviendo al tema, esta bebida mezclada hay que prepararla con vino de mesa -stolní víno-.

Claro, mezclarla con un reserva -archivní víno- sería un pecado. También aquí solemos beber el calimocho, es decir, vino con refresco de cola. Esta bebida tiene en checo varios nombres, pero el más conocido es ´seta` -houba-. Dicen que surgió en el País Vasco, España. Según una leyenda popular, durante unas fiestas de pueblo, un grupo de amigos se dio cuenta de que el vino que vendían no fue muy sabroso y para no desperdiciarlo, lo mezclaron con un refresco de cola.

Foto: John Evans / Stock.XCHNG
En los bares checos se suelen pedir generalmente copas de vino más grandes que en España. El vino suele tomarse aquí en copas de dos decílitros. Al pedirlo, le dices al camarero: -Tráigame un dos del vino -přineste mi dvojku vína-.

Yo ya tengo ganas de tomar el vino nuevo que se llama -burčák-. Es un mosto parcialmente fermentado -částečně zkvašený mošt- y a menudo elaborado de uva blanca -z bílých hroznů-. Sin embargo, se vende solo entre agosto y finales de noviembre.

¿Sabías que según un dicho moravo, para mantener la buena salud deberías beber tantos litros de este vino cuanta sangre te corre en las venas?

¡Qué interesante! Pero no hay que beberlo a la vez, ¿verdad?

No creo, es que rápidamente sube a la cabeza -stoupá do hlavy-. De hecho, yo no puedo beber mucho vino, porque con cada trago me pongo demasiado sincero diciendo más verdad de lo que quisiera. Creo que eso funciona mejor que cualquier detector de mentiras.

Por eso se dice que en el vino está la verdad -ve víně je pravda-.


(Repetición del 6/9/2013)