En Bohemia se libraron sangrientas batallas de la Guerra de los Siete Años

Императрица Мария Терезия

En el siglo XVIII Bohemia y Moravia formaban parte del dominio de los Habsburgo, dinastía que gobernaba sus posesiones en Europa Central desde la capital Viena. En 1740 subió al trono del extenso imperio la emperatriz María Teresa. El hecho de que el trono austríaco estuviese ocupado por una mujer envalentonó al rey de Prusia, Federico II, quien en una guerra relámpago arrebató a la joven e inexperta soberana una de sus posesiones:Silesia. El imperio austríaco fraguaría con Francia una alianza antiprusiana con el fin de recuperar Silesia. Prusia se aliaría,a su vez, con Inglaterra. Ambos bloques se enfrentarían, entre 1756 y 1763, en la llamada Guerra de los Siete Años. El territorio checo fue en 1757 escenario de dos sangrientas batallas de la contienda.

Emperatriz María Teresa
La alianza entre Austria y Francia fue lograda por el príncipe Václav Antonín Kounic, quien procedía de una estirpe aristocrática, oriunda de Moravia del Sur. El noble, nacido en 1711 en Viena, era el consejero predilecto de la emperatriz María Teresa y jefe de la diplomacia. En la corte de Viena corrían rumores de que era uno de los amantes de la soberana.

Sin embargo, los historiadores modernos descartan que la emperatriz tuviera amantes. Opinan que su ferviente fe religiosa le impedía comportarse frívolamente.

Kounic era un hombre culto e inteligente y un estupendo orador. Al mismo tiempo era bastante vanidoso y a través de su atuendo daba a entender que se sentía una persona fuera de lo común. Solía vestir una chaqueta de terciopelo negro que realzaba su pálida tez y la peluca rubia.

Este caballero, desde 1753 canciller del Estado, operó un sorprendente giro en la política exterior del imperio de los Habsburgo. No vaciló en aprovechar sus contactos con la famosa marquesa de Pompadour, amante del rey Luis XV, y concluyó un tratado de ayuda mutua con Francia, rival secular de los Habsburgo en Europa.

 Guerra de los Treinta Años
Al surgimiento de la nueva y sorprendente alianza contribuyó el naciente conflicto anglofrancés por las posesiones ultramarinas en América del Norte y en India. Por aquella misma altura Inglaterra cerró una alianza con Prusia, encaminada a debilitar a Francia, potencia continental desde la Guerra de los Treinta Años, en el siglo XVII.

El tratado de alianza entre el Imperio de los Habsburgo y Francia sobre la ayuda militar mutua, concluido gracias al hábil príncipe Kounic, fue una especie de bomba diplomática. Kounic logró forjar un amplio frente antiprusiano que abarcaba, además de Francia, a Rusia, Suecia y Sajonia. Un conflicto militar entre ambos bandos parecía inminente.

En el verano de 1756 los ejércitos de la coalición antiprusiana esperaban sólo la señal para lanzarse al ataque.

La red de espionaje del rey de Prusia, Federico II, tenía a su disposición detalladas informaciones sobre los preparativos bélicos del bando enemigo. El monarca decidió ser el primero en asestar un golpe preventivo.

Federico II
Sin la declaración previa de guerra, como era su costumbre, Federico II invadió a finales de 1756 Sajonia, desde la cual planeaba iniciar la campaña militar con el fin de conquistar la vecina Bohemia y después llegar eventualmente hasta la capital austríaca Viena.

El factor sorpresa volvió a desempeñar un importante papel como en la anterior campaña de Silesia. Dio al traste con todos los planes del Estado Mayor austríaco.

En Olomouc, en la parte central de Moravia, se estaba formando el ejército del príncipe Piccolomini. Las tropas del mariscal de campo, Browne, se encontraban cerca de la ciudad de Kolín, en Bohemia Central. En vez de la prevista expedición a Silesia para recuperarla, las huestes austríacas tuvieron que desplazarse al noroeste de Bohemia porque el rey de Prusia, Federico II, cruzó las fronteras checo - sajonas y sus soldados se dirigieron rumbo a Praga.

El 1 de octubre de 1756 los austríacos y los prusianos libraron una batalla cerca de la ciudad de Lovosice, al norte de Praga. El ejército austríaco del mariscal Browne sufrió una pesada derrota, pero los prusianos se retiraron después de su triunfo a Sajonia para pasar allí el invierno. En la primavera de 1757 iniciaron la nueva campaña.

Los prusianos se abalanzaron sobre Bohemia desde Sajonia, Lusacia y Silesia. El 6 de mayo de 1757 se enfrentaron a las tropas austríacas en la sangrienta batalla de Sterboholy, en las cercanías de Praga.

80 mil soldados del rey de Prusia, Federico II, combatieron contra 120 mil hombres de las huestes austríacas. El encarnizado enfrentamiento se prolongó desde las cinco de la mañana hasta las tres de la tarde.

Kurt Christoph
Las tropas de la emperatriz María Teresa perdieron la batalla. Una parte de las huestes austríacas- unos 40 mil hombres- pudieron refugiarse detrás de las murallas de la cercana Praga.

Cada uno de los bandos registró unas 14 mil bajas entre muertos, heridos y desaparecidos. En el campo de batalla cayó también el mariscal Kurt Christoph, conde de Schwerin, de 73 años, el mejor jefe militar del rey de Prusia, Federico II.

Como recuerdo de la muerte de Schwerin y de la batalla de Sterboholy se alzó a comienzos del siglo XX en su escenario un monumento, costeado por el gobierno de Prusia. Después se apropiaron de la memoria del mariscal Schwerin los nazis.

Durante la ocupación nazi, entre 1939 y 1945, la calle Vinohradská en la que tiene su sede nuestra emisora, llevaba el nombre de Calle Schwerin. En el lugar de la batalla de Sterboholy se celebraban durante la ocupación actos militares.

Cuando terminó en 1945 la ocupación nazi y la Segunda Guerra Mundial, el monumento a la batalla de Sterboholy fue desmantelado porque los seis años de la barbarie nazi provocaron en los checos un repudio por todo lo que tuviera algo que ver con los alemanes. No fue hasta 2007 que fue erigido en el lugar un sencillo monumento cuya placa metálica señala que rinde homenaje a la memoria de los caídos de ambos bandos en la batalla de Sterboholy.

Placa conmemorativa a la  batalla de Sterboholy
¿Qué pasó después de la batalla de Sterboholy, librada el 6 de mayo de 1757? Los prusianos cercaron Praga y a principios de junio iniciaron los bombardeos que se prolongarían por tres semanas.

El fuego de la artillería estaba dirigido intencionadamente también contra los monumentos históricos y los barrios residenciales. Resultó dañada la propia catedral de S. Vito, en el Castillo de Praga.

Praga sería salvada por las tropas del general austríaco Leopold Daun después de haber librado victoriosamente el 18 de junio de 1757 la batalla de Kolín, en Bohemia Central.

Las huestes de Daun infligieron a los prusianos en las cercanías de la ciudad de Kolín una derrota tan pesada que ésta quebrantó la moral de las tropas de Federico II. En la batalla cayeron 14 mil soldados prusianos.

El 20 de junio de 1757 los prusianos desistieron del asedio de Praga, retirándose a Silesia y a Prusia para detener la ofensiva de los suecos y rusos.

En junio de 1758 los prusianos regresaron al territorio checo para asediar la fortaleza de Olomouc, en Moravia Central, pero fueron derrotados en la batalla de Domasov por el general Laudon, célebre jefe militar austríaco, posterior protagonista de canciones populares.

La Guerra de los Siete años se prolongó hasta 1763, pero la contienda no cambió las cosas en Europa Central ya que de todos modos Prusia se quedó con Silesia.

Pero ahí no terminaría la historia. Silesia fue alemana hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. Después de la derrota de la Alemania nazi, las potencias de la alianza antihitleriana entregaron la región de Silesia a Polonia.

palabra clave:
audio