El Stabat Mater de Dvořák vuelve al Teatro Nacional después de 91 años

Teatro Nacional de Praga

La obra mariana más famosa del compositor checo, Antonín Dvořák, Stabat Mater, será presentada exclusivamente este Viernes Santo, después de 91 años, en el Teatro Nacional de Praga.

La cantata Stabat Mater se basa en un poema medieval que refleja el dolor de María, que está bajo la cruz en la que muere su hijo, Jesucristo. En el Teatro Nacional de Praga fue interpretada por última vez en el año 1917, bajo la batuta del director de ópera, Karel Kovařovic. Pasados 91 años, la dirección del teatro decidió presentar esa significativa obra religiosa este Viernes Santo, para enriquecer el programa cultural de la Semana Santa en la capital checa. Esta vez la orquesta del Teatro Nacional será dirigida por el canadiense Charles Olivieri-Munroe. Como solista actuará la soprano checa, Eva Urbanová. La artista destacó que el Stabat Mater es una de las obras que suele interpretar con agrado.

“He tenido la oportunidad de interpretar el Stabat Mater en numerosas ocasiones. Pero las veces que más recuerdo y que más me impresionaron es cuando actué en esta obra en el Carnegie Hall, en Nueva York y en el Teatro Colón de Buenos Aires”, dijo Urbanová.

Eva Urbanová (Foto: Martina Schneibergová)
El compositor Antonín Dvořák, compuso la cantata entre 1876 y 1877, en el período más trágico de su vida, marcado por el fallecimiento de sus tres hijos pequeños. Quizás fuera porque el compositor trató de calmar su dolor componiendo el oratorio, el Stabat Mater es una obra muy fuerte, llena de sentimientos, según confirma Eva Urbanová.

“La música de Dvořák siempre evoca en mí profundos sentimientos y suelen salirme lágrimas de emoción al escucharla. Quizás sea porque soy creyente y vivo todo con intensidad. En todo caso creo que la música de Dvořák nos abre el camino hacia el cielo”, señaló Urbanová.

Teatro Nacional de Praga
El Stabat Mater fue estrenado en Praga en diciembre de 1880. Pronto conocieron la obra también en otros países, siendo recibida con grandes ovaciones. Gracias al Stabat Mater, Antonín Dvořák conquistó fama mundial. La soprano checa, Eva Urbanová, afirma que toda la música de Dvořák merece reconocimiento, porque es muy emotiva.

“La música de Antonín Dvořák es mi gran amor. El año pasado tuve la posibilidad de interpretar en España el Réquiem y otras composiciones suyas durante una gira con la Orquesta Filarmónica Checa, dirigida por Zdeněk Mácal. Fue algo impresionante y lo único que me preocupaba era no enfermarme porque realmente adoro la música de Dvořák”, recalcó Eva Urbanová.

La soprano checa dijo que está convencida que la presentación del Stabat Mater en el Teatro Nacional de Praga este Viernes Santo será uno de los acontecimientos culturales más importantes de la temporada en la capital checa. Más cuando la obra vuelve a este teatro después de 91 años.

palabra clave:
audio