El ministro de Defensa considera que una operación terrestre en Siria aumentaría el flujo migratorio

Martin Stropnický, foto: ČTK

El ministro de Defensa, Martin Stropnický, considera que una eventual operación terrestre en Siria podría acorralar a Europa. Desde su punto de vista esto provocaría una mayor ola migratoria el próximo año.

Martin Stropnický, foto: ČTK
Poco a poco Europa ve como sus posibilidades de acoger a más refugiados se reducen, pero el flujo de personas parece interminable. Las fuerzas que combaten a los radicales en Siria no han logrado ponerse de acuerdo en una estratégica única.

El ministro de Defensa checo, Martin Stropnický, dijo a la Televisión Checa que el Viejo continente se encuentra ante una situación mucho más complicada de lo que muchos imaginan.

“Se trata de una situación muy compleja, y debemos reconocer que hay muchas cosas que no funcionan. No voy a comentar las declaraciones de los presidentes de EE.UU., Rusia o del primer ministro británico, pero creo que son necesarios pasos o acciones concretas, claro que no es nada fácil”.

Sectores políticos y de la opinión pública han empezado a criticar las operaciones armadas de Occidente puesto que no arrojan resultados lo suficientemente palpables.

Foto: ČT24
“Los bombardeos representan uno de los elementos que se utilizan en la lucha contra el Estado Islámico, con el fin de reducir su actividad. No representan, sin embargo un instrumento decisivo, y todos lo vemos“.

Con cierto grado de impotencia el político checo sostuvo que muchas veces detrás de los conflictos armados persisten intereses diferentes a los proclamados.

“Tengo la impresión de que muchos conflictos bélicos están vinculados con algún tipo de negocio, y más bien turbio”.

El político checo está convencido de que una operación terrestre en Siria, que no se puede descartar, significaría un mayor derramamiento de sangre, que es lo que desea el Estado Islámico, pero no la civilización europea.

De acuerdo con Stropnický, Europa se encuentra en una dificilísima encrucijada, porque tiene que repeler varios frentes a la vez, la crisis migratoria generada por el conflicto sirio, el terrorismo internacional, y la radicalización de varios sectores de la sociedad con consecuencia directa de todo lo anterior.