El Levantamiento Nacional Eslovaco separó a la nación eslovaca así como los husitas a los checos

El 60 aniversario del Levantamiento Nacional Eslovaco, foto: CTK

Políticos de la República Checa y Eslovaquia, así como veteranos de la guerra, conmemoraron este jueves en el Jardín Wallenstein de Praga el 60 aniversario del Levantamiento Nacional Eslovaco. Los participantes de la solemne reunión coincidieron en que la sublevación de los eslovacos contra los nazis, que estalló el 29 de agosto de 1944 en Bánská Bystrica, fue uno de los acontecimientos más significativos de la historia de Eslovaquia y manifestación de la solidaridad checo-eslovaca. Con este motivo Radio Praga conversó con uno de los participantes directos de los combates, el historiador Václav Vasko.

El 60 aniversario del Levantamiento Nacional Eslovaco, foto: CTK
El 29 de agosto de 1944 Václav Vasko se encontraba en Bratislava, capital del Estado eslovaco fascista presidido por Jozef Tiso, que proclamó su independencia de los checos el 14 de marzo de 1939.

"Me enteré del levantamiento un día después. La primera información de la radio eslovaca decía que lo organizaban los comunistas, con los que yo no quería tener nada en común. Luego lo pusieron en duda, entonces, me trasladé de Bratislava, donde estudiaba, a Bánská Bystrica, donde vivían mis padres, e ingresé en la denominada ´tropa de guardia universitaria´. Para mí resultó muy importante ser soldado y no guerrillero. Había tres grupos que prepararon el Levantamiento Nacional Eslovaco. Los militares, oficiales del ejército eslovaco educados en academias militares checoslovacas y que deseaban reinstalar el estado común. Luego el bloque civil y los comunistas. El objetivo de éstos fue un golpe de estado, y había incluso algunos que planeaban convertir Eslovaquia en una de las repúblicas de la Unión Soviética".

Al Levantamiento Nacional Eslovaco se incorporaron más de 64 mil soldados y casi 15 mil guerrilleros, entre ellos muchos checos. Václav Vasko recibió el adiestramiento militar en el pueblo de Donovaly, en la sierra de Nízká Fatra.

"En octubre de 1944 los alemanes ocuparon Bánská Bystrica y el Levantamiento se trasladó a la montaña. A Donovaly se desplazó el estado mayor, incluyendo los generales. Nuestra tarea consistió en cruzar con ellos el río Hron y entrar en Hungría por cuyo territorio pasaba ya el ejército soviético acercándose a la frontera con Eslovaquia. No lo conseguimos. Nos dispersaron al atravesar el Hron. Los generales fallecieron, hasta hoy no se sabe donde, y yo caí preso. Conocí posteriormente las cárceles comunistas, pero las de la Gestapo eran aún peor. Uno nunca sabía si lo iban a ejecutar. Ejecutaban sin hacer excepciones, a judíos, gitanos, franceses que formaron sus propias unidades durante el Levantamiento".

El Levantamiento Nacional Eslovaco tuvo un gran significado político ante todo para Eslovaquia, coincide Václav Vasko. Los eslovacos declararon abiertamente que estaban al lado de los aliados contra el fascismo. Además manifestaron de esta manera que deseaban restaurar la Checoslovaquia común.

"Yo digo que el Levantamiento Nacional Eslovaco separó a la nación eslovaca así como las guerras husitas en el siglo 15 al pueblo checo. Unos lo consideran el punto culminante de la historia eslovaca, otros como una traición a la nación".