El jazz afrocubano de Roberto Fonseca llega a Praga

Roberto Fonseca, foto: presentación oficial de R.Fonseca

El pianista cubano Roberto Fonseca y su banda se presentaron la pasada noche en el teatro Hybernia de la capital checa. El grupo de jazz eligió Praga para iniciar su gira europea entre ritmos latinos y afrocubanos.

Roberto Fonseca, foto: presentación oficial de R.Fonseca
La colorida música de Roberto Fonseca y su equipo se coló en la ciudad praguense la pasada noche. El antiguo músico de Buena Vista Social Club volvió a Praga tras 10 años. La última vez que lo hizo estaba acompañado del gran Ibrahim Ferrer, sin embargo, esta vez el pianista cubano visitó el teatro Hybernia para presentar “Yo”, su último disco. Tal y como el artista reconoce, este último álbum comenzó como una aventura sin un futuro previsible.

“Realmente este CD es un riesgo grande que hemos tomado. Estoy muy contento porque los riesgos te hacen llegar a ciertos lugares que uno nunca conoce”.

Los riesgos a los que Roberto Fonseca hace referencia son la inclusión de voces y de instrumentos africanos, como la kora o el tambor tamani, y hasta el uso de un órgano Hammond. Esta mezcla de elementos hacen que el nuevo disco de Roberto Fonseca sea admirado por su eclecticismo. Las 14 nuevas canciones, algunas más lentas y otras con fuertes golpes rítmicos, hablan de amor, de la espiritualidad, de los años 80 e incluso del papel que tuvo la radio en el proceso de aprendizaje musical del artista. La canción “Mayor” recuerda como durante su infancia en Cuba buscaba junto con su hermano mayor emisoras de música jazz emitidas desde los Estados Unidos.

“Para nosotros la situación geográfica que tenemos es bastante privilegiada porque estamos cerca de los Estados Unidos. Y entonces a todo el que le guste el jazz o la música pop, por la radio le entra todo este tipo de información”.

Roberto Fonseca, foto: presentación oficial de R.Fonseca, Jayne Yong
Acompañado por Joel Hierrezuelo, con la percusión en las manos, Ramsés Rodríguez, al mando de la batería, Cherif Soumano, con una exótica kora y Yandy Martínez, sosteniendo el bajo, Roberto Fonseca, pegado al piano y a un órgano Hammond comenzó a animar la noche praguense con su canción “80´s”. Al ser preguntado sobre sus expectativas en relación al público checo, Roberto Fonseca se mostró positivo.

“Ya nos ha pasado en varias ciudades que nos han dicho: no aquí el publico es muy reservado. Y al final terminan locos y gritando y aplaudiendo y llorando y todas esas cosas”.

Y así sucedió. Aunque las 900 plazas del teatro Hybernia no estaban ocupadas, el ambiente no podía ser más animado. Las personas pidieron un bis, y en las últimas canciones algunos miembros del público acabaron bailando al son de la cuerda y al ritmo de la percusión de los jazzistas.

El concierto acabó con el pianista pidiendo al auditorio que lo acompañase en la canción “Bibisa”, que en el disco canta con Fatoumata Diawara. Aunque la cantora malinense no estuvo de cuerpo presente en el escenario, su voz resonó en las paredes del teatro. Roberto Fonseca también contó que este es el primer disco en el que se atreve con el uso de la electrónica.

De este modo, Praga recibió el primer concierto de la gira europea de Roberto Fonseca que continuará por Suecia, Francia, Gran Bretaña y finalizará con un concierto en el Líbano.

Según cuenta Roberto Fonseca, antes de la actuación, él y su equipo decidieron conocer la ciudad checa. Aún así, una única mañana no bastó para empaparse de la cultura local por lo que el cubano aseguró que volverá a Praga.

Autor: Ana Abril
palabra clave:
audio