El Grupo de Visegrád advierte ante el peligro del populismo en Europa

Foto: ČTK

Los primeros ministros de los países miembros del Grupo de Visegrád consideran que la crisis migratoria no pondrá fin al proyecto europeo. En una cumbre celebrada en Praga los políticos hicieron énfasis en su rechazo a las cuotas obligatorias de refugiados y alertaron ante el populismo como uno de los mayores peligros del momento.

Foto: ČTK
La República Checa entregó este miércoles la presidencia rotativa del Grupo de Visegrád a Polonia. Uno de los puntos de debate de la cumbre a nivel de primeros ministros fue la política de rechazo de la agrupación contra la imposición de las cuotas obligatoria de refugiados que impulsa Bruselas.

Visegrád no cree en el reasentamiento de refugiados

El primer ministro checo, reiteró que Chequia, Polonia, Hungría y Eslovaquia fomentan otras vías para la solución de la crisis migratoria.

“Los países del Grupo de Visegrád se expresaron, desde el principio, a favor de solucionar las causas de la migración. Hicimos énfasis en la necesidad de reforzar la protección de las fronteras exteriores de la Unión Europea”.

Foto: ČTK
Sobotka expresó su satisfacción ante el hecho de que los cuatro países han demostrado que son capaces de trabajar conjuntamente en la puesta en marcha de proyectos regionales y coordinar una política común de cara a la Unión Europea.

Esto no quiere decir que impulsen una política diferente. Los políticos consideran que unidos pueden tener una voz más firme, al tiempo que dejaron claro que promueven una mayor integración europea, por lo que se oponen a que Reino Unido abandone la Unión Europea.

El V4 bajo la batuta polaca

Al fin de la reunión de tres días en la que políticos, diplomáticos y analistas internacionales debatieron sobre el futuro de Europa. Praga entregó a Varsovia la presidencia rotativa del Grupo de Visegrád.

Foto: ČTK
La primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, expresó su agradecimiento por la labor realizada y se comprometió a seguir adelante.

“Quiero asegurarles que Polonia hará todo lo posible por continuar desarrollando todos los proyectos y programas impulsados por la presidencia checa”.

Los primeros ministros expresaron su satisfacción ante el hecho de que el Grupo de Visegrád ha demostrado que es una importante plataforma de cooperación regional, tal y como señalara el jefe del Gobierno húngaro, Viktor Orbán.

“Creo que este ha sido el año más duro de la historia del Grupo de Visegrád, pero esto nos ha fortalecido”.

Chequia y Eslovaquia cada vez más unidas

Además de los debates en el marco de la cumbre, el primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, realizó una visita de Estado a Chequia, la primera después de su reciente reelección.

Bohuslav Sobotka, foto: Khalil Ballbaki, ČRo
Eslovaquia y Chequia mantienen relaciones excepcionales de cooperación a nivel político, económico, comercial y cultural. De acuerdo con Fico existe todavía espacio para la ampliación de las mismas.

“A pesar de que la República Checa es el segundo mayor socio comercial de Eslovaquia, después de Alemania, vemos que todavía existe un gran espacio que debemos aprovechar. Existen también grandes posibilidades de cooperación en el desarrollo de infraestructuras y en el sector energético”.

Las estrechas relaciones entre Praga y Bratislava las demuestran, por ejemplo, la celebración de sesiones conjuntas de sus gobiernos, la próxima está planeada en Eslovaquia para el mes de septiembre.

En su mensaje a la Unión Europea, el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, subrayó que la crisis migratoria no acabará con el proyecto europeo, que el mayor peligro lo representa el populismo político y exhortó a difundir más los éxitos alcanzados por los Veintiocho.