El Gobierno pasa sin sorpresas su tercera moción de censura

Petr Nečas, foto: ČTK

Ningún sobresalto en la tercera moción de censura a la que se enfrentaba el Gabinete de Petr Nečas, los checos más ricos sacan sus beneficios del país, y una liberación masiva de presos que podría producirse en brevedad, son algunos de los temas que trata la prensa checa de este miércoles.

Diputados del Partido Socialdemócrata
El mismo guión, el mismo desenlace. Así describe el diario Právo la sesión parlamentaria de este martes en la que se volvió a votar una moción de censura contra el Gobierno tripartito que lidera Petr Nečas.

Por un lado duras críticas y peticiones de dimisión, por otro, autoelogios. Pero estaba claro que la oposición no conseguiría la mayoría necesaria para hacer caer al Gobierno, escribe el periódico.

En contra del Gobierno votaron 81 diputados de los 200 con los que cuenta la Cámara. A los opositores Partido Socialdemócrata, que había impulsado la votación, y Partido Comunista, se unieron los cuatro parlamentarios independientes, incluidos los tránsfugas de Asuntos Públicos, Kristýna Kočí y Jaroslav Škárka.

Petr Nečas, foto: ČTK
Las tres formaciones de la coalición, Partido Cívico Democrático, TOP 09 y Asuntos Públicos, votaron en bloque y sin fisuras: 113 votos a su favor, por las dos ausencias de Pavel Staněk, y el ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg.

En definitiva la sesión sirvió para que la oposición expresara su balance global sobre la gestión del Gobierno. Le echó en cara los recortes, la subida del IVA, la del desempleo y el descontento de la ciudadanía, la bajada de los salarios y el desaprovechamiento de fondos europeos.

Para el primer ministro Petr Nečas, la situación en la República Checa es buena, no hay más que mirar las estadísticas, dijo, y la nota del país para las agencias de calificación.


Martin Kuba, foto: Archivo del Gobierno checo
Los checos más ricos se llevan sus ganancias a otros países, abre en portada Lidové Noviny. Trece de los veinte checos con mayor patrimonio establecieron la sede de sus empresas en el extranjero.

El ministro de Industria y Comercio, Martin Kuba, expresó su descontento por esa actitud de los empresarios, que considera injusta. Mientras ellos reciben buen trato por parte de las estructuras del país, luego prefieren sacar las riquezas que producen a paraísos fiscales, dijo.

En Holanda hay en total 4.500 empresas checas. Algunas tan importantes como la aseguradora Česká Pojišťovná, la de loterías y apuestas Fortuna, o el portal Centrum.cz.

En la isla de Chipre, donde un empresario no tiene que pagar impuestos tras hacer reparto de dividendos, hay otras 1.700. Entre ellas, Škoda Transportation, Czech Coal, la tienda de electrónica Alza.cz, el holding Synot o el servidor Seznam.cz.

Los empresarios argumentan que la lentitud de la justicia, la ineficaz burocracia y las leyes confusas de la República Checa, hacen que sea más sencillo dirigir un negocio a gran escala desde países como Holanda.

Cerca de la mitad de los presos de la República Checa podrían salir en breve de la cárcel para cumplir parte de sus penas en libertad condicional.


El diario Právo publica la propuesta en la que está trabajando el Ministerio de Justicia para resolver los problemas de congestión en las cárceles del país.

Son medidas radicales, escribe, que sacarían de prisión a unas 10.000 personas. Se trataría de la mayor liberación de presos desde la amnistía que promulgó Václav Havel al llegar a la presidencia en 1990.

Según el borrador del Ministerio, saldrían a la calle automáticamente todos aquellos sentenciados a penas de hasta tres años, tras haber cumplido una tercera parte de la pena. A esta libertad condicional solo pueden acogerse presos sentenciados a penas de hasta cinco años, tras haber cumplido más de la mitad de la privación de libertad.