El Gobierno checo pactará con la oposición de cara a la presidencia de la UE

El Comité Ejecutivo del gubernamental Partido Cívico Democrático acordó este domingo las bases para un posible acuerdo con el opositor Partido Socialdemócrata, de cara a la presidencia checa de la Unión Europea. Mirek Topolánek líder de los cívico-demócratas, negó que a cambio se fueran a ofrecer posiciones de poder a la oposición.

El Gobierno checo quiere garantizarse la máxima tranquilidad política durante la presidencia de la Unión Europea, que ocupará el primer semestre de 2009. En este sentido, los líderes del principal partido de la coalición gobernante, el Partido Cívico Democrático, trabajaron este domingo en una propuesta de acuerdo con el opositor Partido Socialdemócrata.

Según afirmó el presidente del partido cívico democrático y primer ministro de la República Checa, Mirek Topolánek, el acuerdo no supondría una traición a los principios de su formación política.

“No hay nada que el Comité Ejecutivo pudiera rechazar porque no hay nada que contradiga nuestro programa o nuestra ideología. El acuerdo trata de mecanismos de funcionamiento del estado, de que se va a continuar discutiendo la llegada del euro. No hay ningún cambio en cuanto a puestos de responsabilidad”, señaló.

Mirek Topolánek, el primer ministro checo (Foto: CTK)
Con estas declaraciones Topolánek desmintió que se hubieran ofrecido posiciones de poder a la oposición. Poco antes, Jiři Paroubek el presidente del Partido Socialdemócrata afirmó en una entrevista televisiva que ya había leído la propuesta y que este le ofrecía la posibilidad de acceder al cargo de presidente de la Cámara Baja.

Por otro lado, Topolánek recalcó que el acuerdo sería entre la coalición gobernante y los socialdemócratas, y no un movimiento unilateral del Partido Cívico Democrático

“Intentaremos primero negociar con la coalición y ver si para nuestros socios el acuerdo es aceptable. La negociación nunca será solo entre el Partido Socialdemócrata y nosotros, sino siempre entre los tres presidentes de la coalición y Jiří Paroubek. Y con esto quiero acabar con las especulaciones que han aparecido estos días en los medios”, declaró.

El acuerdo con la socialdemocracia fue duramente criticado por el vicepresidente del Partido Cívico Democrático y alcalde mayor de Praga, Pavel Bém. El principal rival de Topolánek en el seno de la formación política afirmó que la República Checa no tendría ningún problema en desempeñar la presidencia sin el apoyo de Paroubek.