El escuadrón especializado en perseguir el fraude fiscal se pone en funcionamiento antes de lo previsto

Andrej Babiš, photo: Filip Jandourek

La brigada Kobra, una de las principales medidas para erradicar la evasión de impuestos que ha promovido el ministro de finanzas, Andrej Babiš, ya está en funcionamiento y se realizarán cambios en la ley para facilitar su trabajo.

Ministro Andrej Babiš, foto Filip Jandourek
Los recientes juicios contra las bandas de licores y metanol han sacado a la luz cómo los criminales han estafado de manera masiva y durante años a las arcas del estado. Esta situación, entre otras, ha acelerado el comienzo de las medidas drásticas que el ministro Babiš ha prometido para paliar la situación.

Tomando como ejemplo a Eslovaquia y el éxito de su escuadrón especial, que lleva ya dos años combatiendo el fraude fiscal en el país, Chequia ha preparado una brigada equivalente que trabaja mediante la cooperación entre la policía, las oficinas de impuestos y departamentos de servicio al cliente.

No obstante, el personal de cada uno de los tres servicios todavía tiene que ser seleccionado y trasladado a la nueva unidad, además quedan trámites burocráticos por finalizar. El jefe de la delegación del Servicio al Cliente de la República Checa, David Chovanec, ha asegurado que la brigada Kobra contará con una unidad central además de equipos en todas las regiones del país.

Los jefes de la nueva unidad esperan la cooperación entre los funcionarios del estado encargados del fraude fiscal, así como cambios en la ley que faciliten su trabajo. Uno de ellos, consistiría en dar a las autoridades estatales acceso automático a las cuentas bancarias de aquellos que se consideren sospechosos. Por su parte, el ministro ha asegurado que el escuadrón Kobra ya está trabajando para llenar las arcas del Estado erradicando la economía sumergida.

Según ha informado el Gobierno de centro-izquierda, las medidas de austeridad tomadas por la anterior dirección han dejado plenitud de demandas, así como la necesidad de retomar la inversión en infraestructuras. En este sentido, asegura que taparán el agujero que está dejando el fraude al fisco con las medidas de ahorro y recaudación de ingresos que están pendientes de presupuestar.

Sin embargo, algunas de las medidas que existen para acabar con las estafas han sido abolidas, por ejemplo, la garantía de casi 730.000 euros que el Gobierno exigió a las gasolineras como medida de prevención de evasión de impuestos y que el Tribunal Constitucional ha declarado ilegítima.

Por otro lado, el Gobierno checo ha anunciado que aumentará el salario de los empleados públicos un 3,5% mientras el debate sobre cuánto debería incrementarse el sueldo de los policías y bomberos sigue estancado. Sin embargo, la administración ya ha anunciado que aumentará el límite del gasto en algo más de 580 millones de euros.

Autor: Iris Murillo
palabra clave:
audio