El diablo transformó al noble Sembera en un caballo fogoso

Palacio de Bucovice (Foto: www.bucovice-zamek.cz)

Durante este Radioviaje les llevaremos una vez más al palacio renacentista de Bucovice, en Moravia del Sur. Les prometimos contar más leyendas sobre su fundador, Jan Sembera Cernohorský de Boskovice. Les contaremos también qué ocurrió con el archivo de una de las casas nobles más poderosas de Moravia, los Liechtenstein. Y les revelaremos dónde pueden degustar un buen vino.

El caballero Jan Sembera Cernohorský de Boskovice fue un esgrimidor excelente, lo cual demostró varias veces. En una ocasión, en un duelo en la calle de los Minoritas de Brno mató a Segismundo Praksický de Zástrizly. La gente se lo tomó a mal y se preguntaba: ¿Cómo pudo un esgrimidor tan bueno matar a Segismundo en lugar de salvarle la vida?

El hermano de Segismundo, Enrique, propietario del castillo de Buchlov, demandó a Jan Sembera ante el tribunal. La disputa se prolongó durante mucho tiempo en detrimento de Jan Sembera. Sin embargo, al final ganó. El demandante, Enrique de Zástrizly, fue encontrado un día muerto en un bosque. Lo mató su propio cazador con una navaja.

Algunos sospechaban que al asesino lo había contratado Sembera o la bella esposa de Enrique que tenía un amante oculto.

Naturalmente, Jan Sembera andaba siempre en busca de dinero, que necesitaba para poder dedicarse sin límites a sus aficiones, entre las que figuraban el arte, los caballos y otros entretenimientos de un hombre renacentista. Ese fue uno de los motivos por los que la gente de la región no lo quería mucho y se inventaba leyendas sobre su persona.

El administrador del palacio de Bucovice, Pavel Ecler, nos cuenta una de ellas:

"El diablo perseguía a Jan Sembera por sus malos actos ya durante su vida. Se dice que un día vino al palacio para llevarse al joven Sembera al infierno. Pero Jan Sembera no se dio por vencido fácilmente. Huyó ante el diablo al sótano, pero el diablo lo siguió. Entonces, Jan Sembera se apresuró a la buhardilla. Y el diablo detrás de él. Así corrieron de un lugar al otro por todo el palacio hasta que en una de las torres el señor Sembera ya no tuvo a dónde escapar. Entonces, se detuvo en un rincón, volvió la cara hacia el diablo, lo cogió por la cola y lo lanzó con toda la fuerza contra una pared, hasta que la sangre salió a chorro. La mancha sangrienta ha permanecido en la pared hasta hoy, pero sólo la pueden ver las personas buenas. Espero que vean la mancha como yo, ¿verdad?".

¿Has visto la mancha?

Claro que sí.

Palacio de Bucovice (Foto: Martina Schneibergová)
No en vano se dice que a cada uno le llegará su hora y el señor Jan Sembera Cernohorský de Boskovice no fue una excepción. Unos años más tarde, cuando cayó enfermo y la enfermedad ni le permitía andar, el diablo volvió a aparecer en el palacio de Bucovice.

Jan Sembera intentó persuadir al diablo de que, como no podía caminar, no podría acompañarlo al infierno. Pero el diablo sólo se rió y transformó al señor Sembera en un caballo fogoso.

Debido a que el alma del señor Sembera no encontró calma ni tras su muerte, el caballo aparece cada noche frente a su antiguo palacio en Brno, corre por todos los lugares donde Sembera cometió algún acto malo y luego desaparece en el actual barrio municipal de Brno, Obrany, en una cueva que lleva el nombre Stambera. Hoy no es posible hallar esa cueva porque en el lugar fue construido el primero de los tuneles en el trayecto del ferrocarril de Brno a Ceská Trebová.

Sin embargo, no se recomienda a nadie tratar de ver a Jan Sembera en su aspecto de caballo fogoso. Una señora de Brno lo intentó, y lo que vio fue tan horroroso que se le hinchó la cabeza de tal manera que no pudo entrar en la habitación y tuvieron que llamar a los canteros para que agrandaran la ventana.

Después de la muerte de Jan Sembera, el palacio de Bucovice pasó a manos de los nobles de Liechtenstein.

Pavel Ecler (Foto: Martina Schneibergová)
Los Liechtenstein no pudieron faltar en ninguna guerra librada por la monarquía de los Habsburgo. Mirando la lista de los comandantes austríacos en la batalla de Austerlitz, en la que en 1805 Austria y Rusia se enfrentaron a las tropas de Napoleón, encontramos a dos con el nombre Liechtenstein, explicó Pavel Ecler.

"El más importante de ellos es Juan de Liechtenstein, quien dirigió la caballería de los aliados, y después de la derrota por Napoleón, fue encargado de llevar a cabo las negociaciones de paz".

Los Liechtenstein ubicaron en el palacio de Bucovice su archivo y la contaduría central que administraba todos sus bienes. La contaduría residió en Bucovice hasta el año 1912, en el que pasó a formar parte del Directorio Central de Economía de los Liechtenstein, con sede en Olomouc, según precisó Pavel Ecler.

"Los Liechtenstein intentaron dos veces trasladar la contaduría a Viena, pero ello no fue una buena idea. Como escribe Juan II de Liechtenstein en un informe, la contaduría central de los Liechtenstein en Viena registraba una gran cantidad de errores y cuentas pendientes debido a que la capital de la monarquía ofrecía a los contables demasiadas oportunidades para entretenerse. Así que al año siguiente la contaduría regresó a Bucovice, el número de errores y cuentas pendientes descendió y todo estuvo en orden".

Después de la Segunda Guerra Mundial, el palacio de Bucovice fue nacionalizado. El archivo de los Liechtenstein permaneció en el palacio hasta fines de los años 50, cuando fue incorporado al archivo provincial de Moravia y trasladado a sus recintos en Brno y en Kunstát.

En el palacio de Bucovice fue instalado un museo. Desde los años 70 residió allí el directorio general de la Empresa Unida de Artes Aplicadas (Spojené UP závody), el mayor fabricante de muebles en Europa, que contaba con seis grandes factorías. El mismo directorio tenía más de mil empleados. B: Después de la Revolución de Terciopelo, a principios de los años 90, la empresa declaró su quiebra, los empleados se mudaron y el palacio de Bucovice volvió a convertirse en una residencia de señores renacentistas.

Aparte de un precioso patio con arcadas, se puede visitar en Bucovice la "sala de las liebres", decorada con escenas de la vida que llevarán las liebres el día que asuman el poder en el mundo y gobiernen a los hombres.

Es posible ver las salas "de los sentidos" y "de los pájaros" ...

... o la "sala imperial", que adquirió su nombre por los bustos de cuatro emperadores romanos.

También está la "Oficina Señorial de Bosques", que recuerda la época en la que habitaban el palacio de Bucovice los funcionarios correspondientes.

Nos acercamos al final de este Radioviaje, pero no hemos escuchado todavía ¡ni una palabra del vino!

Ales Navrátil
En Bucovice, así como en casi todo el territorio de Moravia del Sur, se cultiva la vid. Ales Navrátil, presidente de la Asociación de Vinicultores Palaciegos, es la persona más adecuada para decirnos dónde encontrar una bodega en Bucovice.

"Debido a que el palacio se sitúa en una llanura en las cercanías del río Litava, las bodegas palaciegas se inundaban a menudo. Los señores decidieron, entonces, trasladar las bodegas a la vecina colina Kalvárie. Nuestra asociación alquiló las bodegas de la ciudad y se esfuerza ahora por renovarlas, ya que en el pasado sirvieron como almacenes de verdura. Tenemos a disposición un corredor abovedado de unos cien metros de largo al que tratamos de darle la forma original. En el futuro queremos abrir la bodega al público y organizar aquí diversos eventos para promover el vino".

Con una copa en la mano, nos despedimos del palacio de Bucovice, en Moravia del Sur.

10
49.151112700000
17.003329200000
default
49.151112700000
17.003329200000
palabra clave:
audio