El cuco común es el ave del año 2010

Foto: Steve Garvie, Creative Commons 2.0

Todos conocen su canto, pero pocos lo han visto. El cuco común (Cuculus canorus) ha sido declarado por los ornitólogos checos como el ave del año 2010. La idea es proteger y llamar la atención sobre un pájaro cuya población en Chequia disminuye rápidamente sin conocerse exactamente la causa.

Cuculus canorus, foto: Steve Garvie, Creative Commons 2.0
Cuántas veces oigas al cuco haciendo cucú, tantos años más vivirás. Si escuchas al cuco cantando y tienes dinero en el bolsillo, no sufrirás escasez durante todo el año. No hay otro pájaro checo que esté vinculado con tantas supersticiones como el cuco.

El cuco común es el mensajero de la primavera en estas latitudes, pero escuchar su voz podría ser cada vez más raro en los próximos años. Desde mediados de los 90 su población se ha reducido en casi la mitad. Los expertos opinan que el decrecimiento podría ser ocasionado por la intensificación y la mecanización de la agricultura, igual que el uso de venenos para la eliminación de insectos.

Foto: Vogelartinfo, Creative Commons 3.0
Otra causa podría ser el cambio de las condiciones en África subsahariana donde el cuco pasa los inviernos, según explica el ornitólogo Jaroslav Cepák.

“Hacer una investigación en ese lugar que aporte resultados concretos y exactos, sería bastante complicado. Nosotros no sabemos exactamente donde se sitúa la zona donde pasa el invierno el cuco checo. Suponemos que será al este de África. En general se sabe relativamente poco sobre el hábitat invernal de los cucos europeos”.

Foto: ČTK
El cuco es la única especie de Europa Central que parasita en los nidos de otras especies de aves. Durante una temporada la hembra pone alrededor de 25 huevos en nidos ajenos, buscando especialmente los de los pájaros cantores, como el carricero, el petirrojo y el colirrojo real.

El director de la Sociedad Checa de Ornitología, Zdeněk Vermouzek, destaca que el comportamiento del cuco permite estudiar la evolución y las relaciones entre los parásitos y sus hospedantes en la naturaleza.

Foto: ČTK
“El polluelo de cuco, inmediatamente después del nacimiento, desplumado, ciego, absolutamente indefenso, es capaz de empujar fuera del nido los huevos o las crías de los padres adoptivos. Si no lo hiciera, el cuco se vería en aprietos, porque no sabría competir por la alimentación con los demás polluelos y perecería de hambre”.

Los interesados por observar al cuco en la libertad pueden apuntarse a las excursiones organizadas por la Sociedad Checa de Ornitología. Sobre todo a los alumnos está destinado el proyecto Spring Alive (La primavera despierta), iniciado por la asociación BirdLife Internacional. Los participantes registran la vuelta en primavera del cuco, así como de la golondrina, la cigüeña blanca y el vencejo. Estos datos posibilitarán a los expertos conocer más sobre las migraciones de aves en Europa.