El candidato Jan Švejnar acorta ventaja del presidente Václav Klaus

Jan Švejnar und Václav Klaus

El próximo 8 de febrero dos candidatos se disputarán la silla presidencial en la República Checa. El presidente Václav Klaus busca la reelección, pero para ello deberá derrotar a Jan Švejnar que ha empezado a ganar terreno rápidamente.

Jan Švejnar (Foto: CTK)
El más reciente sondeo de opinión, publicado por el diario Mladá Fronta Dnes, sostiene que el 41 por ciento de los ciudadanos votaría por Jan Švejnar, mientras que por Klaus el 59 por ciento.

Se trató de un sondeo entre los ciudadanos, pero como es sabido la elección presidencial en la República Checa está en manos de diputados y senadores. No obstante, los especialitas anotan que el estudio demostró el súbito incremento de la popularidad de Švejnar entre la población ya que redujo a 18 puntos la diferencia con el presidente Klaus.

El líder del Partido de los Verdes, Martin Bursik, ha sido uno de los incondicionales de Švejnar desde el principio y sus esfuerzos fueron respaldados durante la sesión del Consejo Nacional de dicha formación el fin de semana.

“El profesor Jan Švejnar asistió a la sesión del Consejo Nacional del Partido de los Verdes y ahora sabe que puede contar con nuestro apoyo incondicional”, subrayó Bursík.

Jan Švejnar (Foto: CTK)
Al economista Jan Švejnar, de 55 años, se le conocía hasta hace poco tiempo sobre todo en los círculos académicos y económicos, pero hoy es un candidato a la presidencia con grandes posibilidades.

En octubre del año pasado Švejnar era un desconocido, le apoyaba el cuatro por ciento de la población, sin embargo en diciembre ya tenía un 15 por ciento de simpatizantes y ahora ya puede jactarse de tener de su lado al 41 por ciento de los ciudadanos.

Jan Švejnar tiene todavía una asignatura pendiente. Teniendo 17 años huyó de la dictadura comunista checoslovaca y posteriormente se afincó en EE.UU.

Sus adversarios políticos le achacan que como estadounidense no puede ser presidente de la República Checa. Jan Švejnar anunció que en caso de ser electo presidente de la república renunciaría a su nacionalidad estadounidense.