Dos de cada tres checos votarán en las elecciones de octubre sin el coronavirus como tema principal

A cien días de las próximas elecciones parlamentarias en la República Checa, un 66% de la ciudadanía declara que acudirá a votar, según un sondeo de la agencia Median para la Radio Checa. Curiosamente, la gestión del coronavirus ocupa el décimo lugar entre las cuestiones prioritarias de los checos. De momento. 

Foto ilustrativa: Gabriela Hauptvogelová,  ČRo

Más de mil personas respondieron en la encuesta de la agencia Median para la Radio Checa con la que se pretende ver cómo afronta la ciudadanía la próxima cita electoral, que se celebrará los días 8 y 9 de octubre.

Un 44% de los checos aseguraron que irán a depositar su voto, mientras que un 22% respondió que muy probablemente lo hará. Se trata exactamente de dos de cada tres ciudadanos, en su mayoría licenciados de escuelas superiores y personas de más de 60 años. También mostraron mayor interés por participar en las elecciones los autónomos y empresarios y los habitantes de la región de Moravia del Sur.

En cambio, un 20% aseguró que en ningún caso acudiría a votar y otro 12% vio probable no hacerlo. El director de la agencia Median, Přemysl Čech, explicó para Radiožurnal, emisora de la Radio Checa, qué perfiles conforman este grupo que no ejercerá su derecho a voto.

Přemysl Čech | Foto: ČT24

“Son sobre todo jóvenes entre 18 y 29 años, de los que un 41% declara que no va a participar en las elecciones. Las personas sin estudios terminados de enseñanza secundaria lo declaran también en un 42%. En la región de Ústí nad Labem es incluso un 57% del total quienes dicen que no votarán”.

Como motivos principales, estos alegan desinterés o hastío en la política en un 46% de los casos. Por su parte, un 21% asegura que nunca acude a votar.

Pero la sorpresa de la encuesta se ha dado seguramente en los temas que más importan a la ciudadanía. O, más bien, en los que menos interesan, como explicó Přemysl Čech.

Foto ilustrativa: Sergio Santos,  Flickr,  CC BY 2.0

“La problemática de una sanidad de calidad, la seguridad ciudadana y las finanzas públicas son para los checos las categorías más importantes, que son atemporales a su manera. Lo que más ha variado desde hace año y medio es la crisis del coronavirus, pero lo que me ha sorprendido un poco es que esta cuestión ha quedado en décimo lugar”.

Un 90% de los encuestados incluyó entre sus temas preferentes la seguridad y la sanidad pública, cuya importancia ha quedado más patente que nunca durante la crisis del coronavirus. Y, sin embargo, la gestión del coronavirus en particular solo fue mencionada por el 80% de los preguntados. Más importantes resultan temas como la calidad de vida o las cuentas del Estado. De todas las cuestiones propuestas, la que menos preocupa a los checos en la actualidad es, curiosamente, una de las más candentes en pasadas elecciones, la inmigración, que solo considera fundamental un 71% de los checos.

Petr Hartman | Foto: Tomáš Roček,  ČRo

Según Petr Hartman, comentarista político de la Radio Checa, el primer ministro está intentando que no se hable de la gestión del coronavirus de cara a estas elecciones.

“Andrej Babiš se esfuerza por que la cuestión del coronavirus no sea tema electoral, que la gente se olvide de lo que ha pasado en los últimos meses. Es consciente de que no le vendría bien que ese fuera uno de los temas principales. Todas las cifras demuestran que la República Checa no gestionó bien la epidemia. Si la situación se mantiene tranquila, creo que el coronavirus no será el tema principal de las elecciones”.

En cualquier caso, si llega a ser tema de campaña o que llegue a decidir el voto de la ciudadanía, será algo que dependerá más del propio virus que de los políticos. El efecto de una nueva ola que vuelva a provocar cierres o restricciones, seguro que tendría un impacto mucho mayor que el que se registra en estas fechas de tranquilidad epidemiológica.

Unas encuestas igualadas

En cuanto a la intención de voto de los checos, la tendencia registrada en los últimos sondeos conocidos, como los de Kantor y el Centro para la Investigación de la Opinión Pública (CVVM), es de cierto retroceso en el apoyo a la coalición del Partido Pirata y Alcaldes e Independientes, que hasta hace pocas semanas todas las encuestas daban como ganadores. Ahora el panorama, siempre según estos sondeos, sería más igualado y el movimiento ANO de Andrej Babiš recuperaría posibilidades de victoria. Incluso la coalición Juntos, que conforman el Partido Cívico Democrático, TOP 09 y el Democristiano Partido Popular, se acercaría a la victoria, que se conseguiría incluso con menos de un 25% de los votos. Por detrás, el ultraderechista Libertad y Democracia Directa de Tomio Okamura ocuparía la cuarta posición con alrededor de un 10% de los votos o incluso un 12,5%, según la encuesta consultada.

La gran incógnita es si lograrán entrar en el Parlamento dos partidos de historia centenaria en la República Checa, como son el actual socio de Gobierno de Babiš, el Partido Socialdemócrata, y el Partido Comunista, sobre quienes los sondeos dan resultados desiguales, situándolos en ocasiones muy por debajo del 5% de los votos necesarios y, en otras, aún con suficiente colchón de apoyos. Para terminar, otra agrupación que va tomando fuerza en las encuestas y que algunas sí colocan dentro de la Cámara Baja, es Juramento, un movimiento liderado por el expolicía Robert Šlachta, cuyo punto principal de su programa es la lucha contra la corrupción y que muchos tildan de populista.