Diputado polaco arresta a compatriota en territorio checo y lo entrega en su país

Krzysztof Rutkowski, Foto: ČTK

La diplomacia checa está indignada. Un diputado polaco y su comando atraparon en la ciudad de Ceský Tesín, en Moravia del Norte, a un conciudadano suyo sospechoso de asesinato y lo transportaron a la fuerza de vuelta a Polonia. La policía checa presencia el incidente impotente, ya que el diputado-detective hace muestra de su pasaporte diplomático e inmunidad. Un escándalo internacional está por venir.

La intervención tipo comando del miembro del Congreso de Diputados polaco, Krzysztof Rutkowski, en el territorio checo es violación de costumbres, tratados internacionales y de las leyes checas, no ocultó su molestia el portavoz del Ministerio de RR. EE. checo, Karel Boruvka.

"Actuar en el territorio de otro Estado para detener a un ciudadano de su propio país es posible sólo disponiendo de la autorización de los órganos de la República Checa y bajo la asistencia de la policía checa".

Krzysztof Rutkowski, Foto: CTK
La acción del diputado Krzysztof Rutkowski, que es al mismo tiempo propietario de una agencia privada de detectives, fue rápida. En la noche del domingo al lunes pasado se dirigió a la policía municipal de Ceský Tesín. Se identificó con su pasaporte y un carnet de la policía criminal polaca. No existía una orden de detención checa. A las tres de la mañana Rutkowski penetró en el hotel Piast, situado a unas decenas de metros de un paso fronterizo con Polonia. Su comando forzó la puerta de la habitación en la que dormía el joven polaco, de 23 años, sospechoso de asesinar una notaria del poblado de Auschwitz. Poco después el grupo desapareció con el detenido tras la frontera. Allí Rutkowski entregó al supuesto asesino a los oficiales polacos. El lunes por la tarde, el diputado organizó en la ciudad polaca de Katowice una rueda de prensa en la que proyectó a los periodistas imágenes de su exitosa operación en la República Checa.

Rutkowski se siente evidentemente orgulloso de su intervención rechazando los reproches de que su actuación fue ilegal. Tomar la ley en sus manos no le parece nada extraño. Fue el encargo de la familia de la víctima, se justifica. Igualmente excluye resueltamente que la acción en Ceský Tesín debía ayudar a su partido, la formación nacionalista y populista Autodefensa, a alcanzar mejores resultados en las próximas locales en Polonia.