Culminan negociaciones sobre radares

Las negociaciones entre la República Checa y Estados Unidos sobre la instalación de una estación de radar incorporada al escudo de defensa antimisil estadounidense en territorio checo se acercan a su fin. Los últimos detalles serán debatidos esta semana en Washington por el primer ministro checo, Mirek Topolánek.

El jefe del Gobierno checo, Mirek Topolánek, se encuentra esta semana en Estados Unidos, en visita oficial. Uno de los temas de sus conversaciones con su contraparte es la eventual instalación en territorio checo de una estación de radar como parte del sistema de defensa antimisil estadounidense en Europa. Para la estación ha sido escogido el antiguo polígono militar de Brdy, situado al suroeste de Praga y desde hace meses delegaciones de ambos países elaboran la documentación que determinará el funcionamiento de la estación.

Antes de su partida a Estados Unidos, Mirek Topolánek recalcó que las negociaciones podrían concluir pronto, incluso en un par de días.

“La agenda está lista, sólo queda resolver algunos detalles para poder concluir las negociaciones. Eso no significa, sin embargo, que los documentos serán firmados en los próximos días. Esto demorará algún tiempo, pero lo fundamental ya ha sido acordado. Algunos puntos que generan controversia los precisaremos ahora durante mi visita a Washington”, dijo Topolánek.

Jefe del Gobierno checo, Mirek Topolánek
El jefe del Gobierno checo supuso que los acuerdos sobre la instalación de una estación de radar estadounidense podrían ser firmados durante la próxima cumbre de la OTAN, a celebrarse en abril en Bucarest.

No obstante, la oposición sigue rechazando el proyecto. El líder comunista, Vojtěch Filip insistió que la decisión la deben tomar los ciudadanos en un referéndum.

“Estaríamos contentos si durante su actual visita a Washington el primer ministro concluya las negociaciones con Estados Unidos por el bien de todos los ciudadanos checos. Es decir, que rechace el radar estadounidense”, declaró Filip.

Los demás partidos de la coalición gubernamental, o sea el democristiano Partido Popular y los Verdes tampoco tienen una opinión firme sobre el tema. El Partido de los Verdes considera incluso efectuar en su formación un referéndum sobre el tema. El líder de los Verdes, Martin Bursík, señaló el lunes que le sorprendió la noticia publicada por algunos medios de información nacionales, de que las negociaciones con Estados Unidos están por terminar esta semana, ya que él no lo sabía.

Círculos políticos estadounidenses admitieron mientras tanto que las deliberaciones sobre la estación de radar podrían concluir en abril y que la República Checa y Estados Unidos podrían firmar el acuerdo respectivo en junio de este año.