Cuando los infectados por coronavirus tienen que convivir con el rechazo de sus vecinos

Photo illustrative: ČTK/Michal Krumphanzl

Entre los episodios desagradables producidos por la pandemia mundial de coronavirus, algunos tienen que ver con infectados que se sienten rechazados en su propio municipio.

Foto: ČTK/Říhová Michaela

Algunas personas con la enfermedad COVID-19 no solo tienen que lidiar con las preocupaciones relativas a su salud. En ocasiones, hay infectados que han recibido amenazas a través de las redes sociales, normalmente de personas de su misma localidad que tienen miedo de contagiarse.

Uno de los casos de los que más se ha hablado en Chequia es el de un hombre que le escribió a un infectado en Facebook que se merecía un tiro en la cabeza. Esto ya está siendo investigado por la Policía de Olomouc, como indicó su portavoz, Marta Vlachová, quien no quiso añadir nada más por el momento.

Foto: ČTK / Ondřej Deml
“La Policía está investigando los hechos, pero por el momento no podemos hacer más declaraciones”.

Al respecto de este tipo de situaciones, el ministro del Interior checo, Jan Hamáček, se mostró tajante. Según declaró para la Radio Checa, no se pueden permitir estos ataques, ya que los infectados son víctimas y no tienen la culpa de su situación.

“Se trata de un comportamiento inaceptable, condeno ese tipo de actitudes. Nadie está infectado por voluntad propia. Por suerte, estos son casos puntuales que, por supuesto, la Policía va a investigar”.

La Radio Checa contactó con el autor de dichos comentarios en Facebook, quien argumentó que se expresó de la manera coloquial que se expresaría con cualquier amigo en un bar, pero que no pretendía amenazar al joven infectado.

Otros episodios se refieren a personas infectadas que han salido a su jardín, tras lo que han recibido los insultos en persona y a través de las redes sociales de sus vecinos.

Roman Chlíbek, foto: Adam Kebrt, ČRo
En este sentido, Roman Chlíbek, epidemiólogo de la Facultad de Medicina Militar de Hradec Králové, indica que no es peligroso que un infectado por coronavirus salga a tomar el aire a su jardín. A lo que añadió que el estrés provocado por las amenazas podría incluso empeorar su estado.

“El estrés que siente un infectado es mucho mayor que el que puedan sentir los que están a su alrededor. Los infectados se sienten muy mal y la gente de su alrededor debería apoyarlos en lugar de amenazarlos y ofenderlos, porque esto al final puede afectar a su recuperación”.

Los psicólogos apuntan que este tipo de agresiones se deben al miedo. La gente siente que no puede huir del virus y desarrolla una respuesta violenta de enfrentamiento, que en algunos casos conduce a esos insultos y amenazas.

Foto: ČTK / Michal Krumphanzl
No obstante, como afirma el psicólogo Daniel Štrobl para la Radio Checa, es común que las personas que profieren estas ofensas se vean envalentonados por la distancia que da la comunicación a través de internet.

“Muchas de estas personas que escriben en internet como si fueran héroes, cara a cara no serían capaces de hacerlo. Como mucho, gritar desde lejos, pero no criticar a alguien mirándolo a los ojos. A menudo, la gente que hace estas cosas en internet no se atrevería a hacerlo en la vida real”.

De acuerdo con las explicaciones de Štrobl, en estas conversaciones despersonalizadas en las redes, no se activan de la misma forma las partes del cerebro responsables de la empatía y es más fácil iniciar una discusión.

Para los que el coronavirus ha supuesto un estigma, estas situaciones son una nueva fuente de estrés en el día a día que hacen mucho más difícil superar tantas horas de encierro, y que además siembran incertidumbres sobre su vuelta a la vida normal.

palabra clave:
audio