Crece la demanda de productos checos en el exterior

Foto: Evropská komise

Tras catorce años, por primera vez las exportaciones checas superaron en 2005 a las importaciones. En el pasado mes de noviembre las empresas checas exportaron mercancías por un valor superior a los 5,5 mil millones de euros, suma récord en la centenaria historia de la industria checa.

Foto: Comisión Europea
La Oficina Checa de Estadísticas informó este jueves que en noviembre las exportaciones sobrepasaron a las importaciones en casi dos mil millones de coronas, aproximadamente 67 millones de euros. A pesar de que se esperaba que el saldo positivo del comercio exterior checo fuera casi dos veces más alto, se trata de un buen resultado, según explicara el analista del VolksBank CZ Vladimír Pikora.

"La actual estadística confirmó las sanas tendencias que registra el comercio exterior checo luego de que las exportaciones crecieran más rápidamente que las importaciones. Al mismo tiempo se aceleró la tasa de crecimiento, tanto de las exportaciones, como de las importaciones, lo cual demuestra que la economía checa prospera. Volvió a confirmarse que disminuyen las exigencias de la economía checa en cuanto a la importación, lo cual manifiesta que se aprovechan cada vez más los recursos nacionales y a la vez crece la participación del valor añadido de los productos fabricados en la República Checa".

El economista Vladimír Pikora estima que el excedente total del comercio exterior checo en 2005 sobrepasó los 1,3 mil millones de euros. Este año esa cifra podría llegar hasta los 2,3 mil millones de euros.

Vladimír Pikora
Las exportaciones representan en la actualidad la mayor fuerza de tiro de la economía checa, contribuyendo al descenso del desempleo y al aumento de los salarios promedio.

El mayor crecimiento de las exportaciones lo registran las ramas industriales tradicionales, a saber los fabricantes de máquinas y de medios de transporte. Las empresas de maquinarias firmaron una serie de contratos para suministrar tecnologías a centrales eléctricas, minas y fábricas metalúrgicas. Cada vez más participa en la balanza del comercio exterior checo la nueva fábrica automovilística en Kolín, Bohemia Central, que el año pasado lanzó al mercado cien mil automóviles Toyota, Peugeot y Citroën. Este año fabricará 300 mil vehículos.

Los analistas advierten, no obstante, ante la orientación unilateral de la economía checa, que podría sumirla en una dependencia de los altibajos del mercado mundial. La participación de la industria en la economía checa supera el 30,5 por ciento. Actualmente, se trata del mayor porcentaje en la Unión Europea.