COVID-19: Berlín y Bruselas incluyen a Praga en su lista roja

Foto: David Veksler, Unsplash / CC0

Alemania y Bélgica han incluido a Praga en su lista de áreas de alto riesgo de contagio. El primer ministro, Andrej Babiš, ha presentado el concepto de ‘auto-rastreo'. El Estado regalará respiradores y mascarillas a personas mayores. 

Por segundo día consecutivo, se registraron en Chequia más de mil nuevos casos de contagio de COVID-19. Desde el inicio de la pandemia ya se han infectado más de 31 000 personas y el país se enfrenta a una situación epidemiológica cada vez peor.

El ritmo del aumento de nuevos contagios ha provocado que Bélgica y Alemania colocaran a Praga en sus listas rojas, es decir entre áreas de alto riesgo de contagio. Los que viajen desde la capital checa a estos países, necesitarán una prueba negativa de coronavirus.

La nueva ola de la pandemia ha afectado asimismo el recién iniciado año escolar. Unas 150 escuelas han tenido que volver a cerrar sus puertas. No obstante, de acuerdo con el ministro de Salud, Adam Vojtěch, el reinicio de las clases no ha sido la causa principal del marcado aumento de casos de contagio.

“El crecimiento que registramos no es ocasionado por los niños. Los niños menores de 15 años constituyen un 7 % de todos los contagiados. Es decir, la mayoría de las personas que se han contagiado recientemente son adultos. La razón puede ser más bien el regreso de las personas al trabajo tras las vacaciones y una mayor interacción social en general”.

Adam Vojtěch, foto: Michaela Danelová, ČRo

Además de introducir medidas más estrictas, como el uso de las mascarillas en espacios interiores a lo largo y ancho del país, los representantes del Gobierno han anunciado también otras nuevas medidas para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus.

El primer ministro, Andrej Babiš, presentó este miércoles en rueda de prensa un nuevo concepto: el ‘auto-rastreo’. Se trata de una medida que, en su opinión, podría ayudar a aliviar la sobrecarga de los centros de prevención de enfermedades infecciosas que se han visto saturados al tratar de mapear potenciales contagios de COVID-19. El ‘auto-rastreo’ se realizaría por medio de una aplicación, explicó Babiš.

Foto: ČTK/Peřina Luděk

“Las personas a las que el laboratorio informe que han dado positivo en la prueba de coronavirus, rellenarán un cuestionario en línea. Allí incluirán asimismo los contactos de las otras personas. Esto facilitará el trabajo de los centros de prevención de enfermedades infecciosas”.

De acuerdo con el encargado del Gobierno en tecnologías y digitalización, Vladimír Dzurilla, el objetivo es acelerar el proceso de rastreo. La persona contagiada de COVID-19 ya no tendrá que dictar los datos de las personas con las que entró en contacto por teléfono. Durante la llamada, el trabajador del centro de prevención simplemente verificará los contactos y evaluará cuáles son los más importantes desde el punto de vista epidemiológico. Esto permitirá, de acuerdo con Dzurilla, acortar las llamadas.

Jan Hamáček, foto: archivo de la Oficina del Gobierno Checo

Otra de las medidas anunciadas por el Gobierno checo en vista de la situación, ha sido que los ciudadanos mayores de 60 años recibirán por parte del estado una mascarilla con válvula y 5 sin válvula, según informó el ministro del Interior, Jan Hamáček. Los, en total, 18 millones de mascarillas serán distribuidos por Correos Checos.

En cuanto al aprovisionamiento de Chequia de material de protección, el ministro de Salud, Adam Vojtěch, aseguró en entrevista para la Radio Checa, que el país está mejor preparado para la segunda ola de la pandemia que para la primera.

“Las Reservas Estatales cuentan actualmente con millones de respiradores  con válvula y decenas de millones de mascarillas sin válvula. Las Reservas Estatales siguen adquiriendo nuevo material de protección, así que, en este aspecto, supongo que no debería haber ningún problema”.

Jiří Grund, foto: ČT

Esta semana se ha abierto asimismo un debate en torno a la línea telefónica de información y ayuda 1221, administrada por el Centro de Prevención de Enfermedades Infecciosas y disponible a partir del 1 de septiembre.

A pesar de que el Gobierno estableciera que el servicio funcionaría de manera gratuita, todos los operadores checos han estado cobrando entre 10 y 20 céntimos de euro por minuto.

De acuerdo con Jiří Grund, director ejecutivo de la Asociación de Operadores de Redes Móviles, los operadores no conocían hasta este martes el propósito de la línea.

Foto: ČTK / Luděk Peřina

“La línea no puede funcionar de manera gratuita si el Estado no nos los pide por adelantado. En nombre de los operadores espero que la situación se resuelva. Hace falta que el Gobierno especifique lo que le interesa y lo que necesita”.

El operador T-Mobile ha dejado de cobrar a sus clientes por el uso de la línea a partir del miércoles y se anticipa que los demás operadores en el mercado checo actuarán de la misma manera.

La línea 1221 forma parte del sistema de la llamada cuarentena inteligente y desde su introducción a principios de septiembre ha recibido más de 10 000 llamadas y enviado cerca de 900 mensajes de texto con información complementaria.

Las medidas adoptadas por el Gobierno ante la situación de la pandemia ha provocado críticas por parte de la oposición, cuyos representantes las han calificado de ‘caóticas’.