Condonación de deuda afectaría intereses del Banco Mundial

r_2100x1400_radio_praha.png

El presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, sostuvo en Praga que la condonación de la deuda de los países en vías de desarrollo podría afectar los intereses de dicha institución.

La deuda de los países en vías de desarrollo con el Banco Mundial alcanza actualmente 70 mil millones de dólares. La condonación de la deuda sería factible, pero significaría la disminución a un 50 por ciento del volumen de préstamos recuperables, de los que el Banco obtiene recursos para nuevos préstamos.

"No me gustaría hacerlo" dijo Wolfensohn, agregando que esos recursos serán necesarios para futuros préstamos para los países en vías de desarrollo.

Por otro lado, el compromiso de apertura económica de América Latina fue elogiado hoy en Praga en rueda de prensa por James Wolfensohn.

A pesar de que América Latina registra un importante crecimiento económico reconocido también por el FMI, la corrupción en algunos países representa uno de los mayores obstáculos para el desarrollo interno y para la afluencia de capital extranjero.

El presidente del BM, James Wolfensohn, fue muy explícito en asuntos referentes a la falta estabilidad política, como por ejemplo en el caso de Argentina. Dijo que hay que aprovechar el periodo de crecimiento económico en América Latina, pero que para ello resulta indispensable lograr transparencia en los sistemas jurídicos y financieros. Pero insistió en que todo debe centrarse en la lucha contra la corrupción.

Otro de los de los problemas sigue siendo, según Wolfensohn la mala distribución de la riqueza, donde el 20 por ciento de la población mundial controla el 80 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta. Por su puesto que esto golpea en mayor medida a los países más pobres de América Latina y África.

Pero a pesar de esta situación una de las soluciones sugeridas por el máximo representante del BM sería por un lado ofrecer condiciones para que los afectados, o sea los países en vías de desarrollo, puedan exponer directamente las causas y dimensiones de sus problemas. También trascendió que resulta indispensable elaborar programas para mejorar la educación y la salud de los ciudadanos de los países más pobres del mundo.