Condenado en huelga de hambre falleció en prisión

r_2100x1400_radio_praha.png

Murió de hambre. En el Penal de Pankrác, en Praga, falleció un interno de 36 años, después de permanecer durante 76 días en huelga de hambre. Desde 1990, es el primer caso de que en una prisión checa una huelga de hambre termina con la muerte del encarcelado. Más al respecto con ...

Con su protesta el recluso quería conseguir que alguien se ocupara nuevamente de su caso al estar convencido de que su condena por chantaje y coartación de libertad personal había sido injusta. Según la sentencia del tribunal, debía permanecer en prisión hasta febrero de 2004.

El condenado cumplía su pena en la Cárcel de Máxima Seguridad de Valdice, en Bohemia Oriental, desde el que fue trasladado hace dos semanas, contra su voluntad, al hospital penitenciario de Pankrác.

Según los exámenes médicos preliminares, la causa de su muerte fue extenuación total del organismo. La portavoz del Servicio Penitenciario de Pankrác, Miloslava Havlícková, informó al respecto:

"Unos días después de declarar la huelga de hambre, el interno fue ingresado en el centro sanitario del penal. Sin embargo, reiteradamente se negaba a someterse a un tratamiento médico y a ser ingresado en el hospital penitenciario. La asistencia médica le fue asegurada de acuerdo con todos los reglamentos. El caso fue investigado por la Policía de la República Checa, la cual no ha podido confirmar que la muerte del condenado hubiera sido causada por otra persona".

La huelga de hambre no es en la República Checa un fenómeno nuevo. Entre las personas más conocidas que en los últimos 12 años intentaron llamar la atención de esta manera están el ex disidente Miloslav Marecek. Este declaró la primera huelga de hambre de protesta ya en la época del régimen comunista. Posteriormente protestaba contra el hecho de que no habían sido procesadas las personas responsables por su persecución en los años 80.