Comienza el maratón de escribir cartas en apoyo a los presos de conciencia

Photo: sakhorn38, FreeDigitalPhotos.net

Una campaña para el envío de cartas en apoyo a presos de conciencia se está efectuando en unos 200 lugares de la República Checa. La iniciativa amparada por la Amnistía Internacional se propone ayudar a los injustamente encarcelados en países como Malasia, Congo, Siria y Uzbekistán.

El periodista Muhammad Bekzhanov, encarcelado por editar periódico prohibido, el dibujante malasio Zunar, en prisión por criticar el arresto del líder de la oposición, y los congoleños Yves Makwambala y Fred Bauma, recluidos por organizar una manifestación por la democracia.

Esas son algunas de las personas que sufren injustamente en las cárceles mundiales, según Amnistía Internacional. La República Checa se sumó a la campaña de escribir cartas y presionar así a las respectivas autoridades para que excarcelen a los reclusos políticos.

Carta, un arma potente

La carta es uno de los medios básicos utilizado por AI a lo largo de su existencia, según indicó la portavoz de la sucursal checa de dicha organización, Martina Pařízková.

Martina Pařízková, foto: ČT24
“Sin cartas Amnistía Internacional no podría funcionar durante más de 50 años. Por medio de las mismas exhortamos a los gobiernos y las autoridades que no encarcelen a la gente inocente, para que no opriman a los ciudadanos y respeten los derechos humanos”, resaltó.

La iniciativa internacional, que se lleva realizando desde el año 2001, genera anualmente millones de cartas remitidas o bien a las autoridades o, como expresión de solidaridad, directamente a los encarcelados.

Foto: archivo de Amnesty International
Lo más importante es que la campaña es capaz de influir positivamente en una tercera parte de los casos de manera que los presos quedan en libertad, las autoridades prestan más atención al asunto o, en el mejor de los casos, la presión internacional logra la rectificación de las deficiencias de un sistema legal.

La portavoz subrayó que en algunos casos las cartas son destinadas incluso a los gobiernos en países democráticos. Por ejemplo, Amnistía Internacional se esfuerza por poner en marcha la investigación de un ataque homófobo en Grecia. En Estados Unidos procura excarcelar a Albert Woodfox, que sigue en celda de aislamiento durante 43 años, a pesar de que los tribunales refutaron su acusación en repetidas ocasiones.

La campaña de apoyo a los injustamente encarcelados se efectuará en la República Checa hasta el 20 de diciembre.