Cinematografía chilena encuentra un espacio en Karlovy Vary

r_2100x1400_radio_praha.png

Salmón a lo pobre, Ano nuevo vida nueva y Hasta que Dios nos de la muerte, son los títulos de tres cortometrajes chilenos que participan en la sección Filmes estudiantiles de la 35° edición del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary.

La más importante fiesta cinematográfica de la República Checa ha dedicado como cada ano un espacio a producciones de diversas escuelas fílmicas y televisivas de los cinco continentes. Junto a los trabajos de la Universidad de Artes y Ciencias de la Comunicación de Santiago de Chile participan alumnos de escuelas de Espana, Líbano, India y Francia entre otras.

Salmón a lo pobre, del realizador Carlos Serrano, fue la producción que más acaparó la atención entre los tres filmes chilenos en esta sección del Festival, cuyo programa ha estado sobrecargado por películas de temática depresiva.

Por ello esta comedia de 17 minutos de duración ha caído como un refresco para cientos de cinéfilos. La historia transcurre en el seno de una familia conservadora chilena, en la que cada miembro mantiene aventuras amorosas ocultas para no despertar las sospechas del otro. Entretanto las producciones Ano nuevo vida nueva, de Rodrigo Osandón y Hasta que Dios nos de la muerte, de Rodrigo Ceruti, a pesar de su buen nivel, sólo lograron quedar en la retina del espectador como los dos cortos exhibidos tras la comedia de Serrano.

Cabe destacar que las tres producciones chilenas participarán a partir del 21 de julio en el Festival Cinematográfico de verano de Uherské Hradiste, en Moravia del sur. En el marco del festival será presentada una retrospectiva de los cines chileno y belga.