Cinco mujeres checas que se destacaron en el exterior

Zleva: Hana Sládková Koželuhová, Eva Hahnová, Jarmila Jančaříková, Mathilde Nostitzová a Hana Gerzanicová - Hons

Cinco mujeres de origen checo fueron premiadas este jueves en el Senado por los méritos que alcanzaron en distintas disciplinas en el exterior. El galardón ‘Destacada mujer checa en el mundo’ es entregado anualmente por el Comité Internacional de Checos Extranjeros.

Destacadas mujeras checas en el mundo: Hana Sládková-Koželuhová, Eva Hahnová, Jarmila Jančaříková, Mathilda Nostitzová y Hana Gerzanic-Honsová
El título ‘Destacada mujer checa en el mundo’ se lo ha llevado este año la científica Jarmila Jančaříková. La química, residente en EE.UU., se dedica al estudio de estructuras cristalinas y contribuyó a la investigación de medicamentos eficaces contra el SIDA y el cáncer.

“Tuve la suerte de hacer algo que me interesaba mucho. Entré en la ciencia en un momento en que era posible avanzar en ella muy rápidamente. Antes los científicos tardaban un año, dos o hasta cinco años en producir cristales anorgánicos. Desarrollé un método que nos permite obtener cristales en unas horas o meses. Así que la cristalografía se convirtió en ciencia aplicada”.

La historiadora Eva Hahnová, que se fue a Alemania, fue galardonada por su labor de treinta años que consagró a la historia de los sudetoalemanes y su traslado forzoso de Checoslovaquia tras la Segunda Guerra Mundial. Hahnová creó un sitio de Internet donde publica diversos documentos sobre el tema.

Por su parte, otra de las cinco premiadas, Mathilda Nostitzová, ayuda desde principios de los años 90 a personas con problemas de vista. Entre otras actividades recauda recursos para apoyar la asociación Tyfloservis, según cuenta.

Hana Gerzanic-Honsová, Eva Hahnová, Jarmila Jančaříková, Mathilda Nostitzová y Hana Sládková-Koželuhová
“Tyfloservis cuenta con trece salas en el país donde el invidente puede aprender a vivir solo. No solamente el bastón blanco y la escritura Braille son importantes, sino también saber cocinar, ordenar su ropa, manejar la computadora, etc. Para eso necesitamos personas que sepan enseñarlo y esto cuesta dinero”.

También Hana Sládková Koželuhová, ex tenista que hoy vive en Suiza, se dedica a proyectos caritativos. Del país se fue ilegalmente en el año 1950 y tardó cuarenta años en poder volver. Recuerda que lo más duro fue aprender el idioma extranjero.

“Y segundo: como todo el que se va al extranjero tenía que trabajar al 150 por ciento, porque al cien por ciento solo son capaces los nativos”. La quinta laureada es la poetisa Hana Gerzanic-Honsová, que promueve la cultura checa en Australia.

En el pasado fueron galardonadas con el premio ‘Destacada mujer checa en el mundo’ la patinadora artística Ája Vrzáñová, la coleccionista y mecenas del arte Meda Mládková y la diseñadora de moda Blanka Matragi, entre otras.