Ciencia

les1.jpg

"Especialistas de la metrópoli morava de Brno participan en proyectos espaciales", "Los protectores de la naturaleza salvaron un valioso bosque","La avifauna es el barómetro de la salud del medio ambiente"- éstos son los temas que podrán escuchar en esta edición de Ciencia y tecnología.

Especialistas de Brno participan en proyectos espaciales

Los especialistas de la Escuela Superior Tecnológica de la metrópoli morava de Brno tienen la posibilidad de participar en proyectos espaciales. Desde hace tres años gira alrededor de la Tierra el satélite experimental Phase 3D, colocado en órbita por el cohete Ariane 5 desde cosmódromo Kourou en la Guyana Francesa. Algunos componentes del ingenio espacial se deben a los especialistas de Brno.

Éstos además han desarrollado componentes para el nuevo satélite de la organización AMSAT que será colocado en órbita el próximo año. El satélite pondrá a prueba las nuevas tecnologías que podrán ser utilizadas en la sonda que será enviada a Marte.

Y por encargo de la Academia Naval de los Estados Unidos los científicos de Brno diseñaron y fabricaron un receptor que será instalado en la estación cósmica internacional ISS.


Los protectores de la naturaleza salvaron un valioso bosque

Gracias a una recolecta de dinero de ámbito nacional, la Unión Checa de Protectores de la Naturaleza pudo adquirir recientemente cuatro hectáreas de un valioso bosque de abetos en los Cárpatos Blancos, en Moravia Oriental.

Quien contribuyera con por lo menos 400 coronas- unos 13 euros- obtuvo un certificado de ser copropietario del bosque que los protectores de la naturaleza salvaron de la tala. Para la adquisición del área forestal contribuyeron con donativos 700 personas, entre otros el escritor Ludvík Vaculík, el ministro de Medio Ambiente, Libor Ambrozek, y el escultor Olbram Zoubek.

La última adquisición de un terreno natural por protectores de la naturaleza había tenido lugar hace sesenta años, cuando en 1944 compraron un área con vegetación esteparia cerca del pueblo de Mohelná, en Moravia.

Los naturalistas comentan que en la República Checa empieza a renovarse la forma de la protección de la naturaleza que es habitual en Europa Occidental y que se practicaba en nuestro territorio durante la Primera República Checoslovaca, en los años veinte y treinta del siglo pasado. En aquel entonces, en Checoslovaquia predominaban las reservas naturales privadas.

La Unión Checa de Protectores de la Naturaleza planea adquirir este año en la campaña "Lugar para la naturaleza" también un humedal en la región de Hradec Králové, en Bohemia Oriental, que de otra manera desaparecería debajo de un vertedero.


La avifauna es el barómetro de la salud del medio ambiente

No sólo el calentamiento global sino también los cambios en la agricultura son la causa del dramático descenso del número de aves en Europa. La organización Bird Life con sede en Bruselas sostiene que la avifauna representa un excelente barómetro de la salud del medio ambiente.

Esta organización realizó un censo de las aves de 24 especies y verificó que su número disminuyó en el noroeste de Europa en un 30 por ciento en comparación con 1982. Bird Life advierte que similar reducción de la avifauna pueda producirse también en los nuevos países de la Unión Europea cuando se sumen a la política agrícola común. Las dotaciones hacen que los granjeros exploten cada palmo de tierra y ello deteriora el hábitat de las aves.

También Petr Vorísek de la Sociedad Checa de Ornitología advierte que de seguir la República Checa el ejemplo de la política agrícola de los actuales países comunitarios, en el país se registrará un dramático descenso de la avifauna del paisaje agrícola.