Chequia ya tiene sus primeros centros de cardiología deportiva

Foto ilustrativa: Myriams-Fotos, Pixabay / CC0

Los nuevos centros de cardiología abiertos en la República Checa podrían descubrir a tiempo problemas cardiacos de deportistas jóvenes.

Foto ilustrativa: Free domain

El mundo del deporte ha vivido ya en varias ocasiones la experiencia de un joven deportista que se desploma repentinamente y pierde la vida. A menudo, se debe a algún problema del corazón no diagnosticado.

Para evitar este tipo de episodios, se han abierto en Chequia cuatro centros de cardiología deportiva que velarán por la seguridad de los deportistas.

Uno de estos nuevos centros fue de ayuda para el joven jugador de hockey Jakub Zapletal, que con 18 años ha cumplido su sueño de jugar a este deporte en el extranjero. Pero el año pasado, un médico de otro centro le dijo que había observado algo extraño en su corazón, explicó Zapletal para la Televisión Checa.

“Fui a una revisión y el doctor me dijo que no podía firmarme los papeles, que mi corazón no estaba en condiciones de jugar al hockey a nivel profesional”.

Sin embargo tras una visita al nuevo centro de cardiología deportiva de Třinec, los especialistas le dijeron que no debía preocuparse, que su anomalía era normal dentro de lo que se llama corazón de atleta.

Foto: Shev123, Wikimedia Commons, CC0 1.0

“Al final, puedo jugar al hockey y puedo hacer esfuerzos cada día, solo tengo que hacerme revisiones con más frecuencia”.

La importancia de los centros de cardiología deportiva radica en que los doctores que trabajan allí están acostumbrados a las peculiaridades relacionadas con el rendimiento deportivo. Asimismo, realizan pruebas más específicas para deportistas.

Aleš Linhart, presidente de la Asociación Checa de Cardiología, destaca la necesidad de tener doctores especializados en esta materia.

“Tenemos que llevar a los deportistas frente a doctores que están acostumbrados a ver corazones de atletas y que trabajan con deportistas de élite”.

Esto se debe a las diferencias entre un paciente normal y un deportista de élite. Por ejemplo, mientras que una persona estándar sometida a una prueba de esfuerzo en la bicicleta llega a una potencia de entre 100 y 150 vatios, los deportistas pueden llegar a 350 vatios.

Con controles más frecuentes y precisos como los que se realizan en estos centros podría evitarse la muerte de muchos deportistas jóvenes, indica el cardiólogo Vladimír Tuka, del Hospital General Universitario.

“Tuve un paciente que corría un kilómetro en 4:20 y de pronto dijo que lo hacía en 5:00. Más tarde se descubrió que tenía un tumor en el corazón”.

Un estudio realizado hace tres años por el centro de medicina experimental IKEM, en Praga, analizó a jugadores profesionales de rugby y hockey. Los resultados mostraron que alrededor del 30 % tenía algún problema cardiaco. Por este motivo, es de gran importancia ampliar la red de centros especializados.

Los nuevos centros abiertos recientemente en Chequia están en el Hospital General Universitario de Praga, en Třinec y en Olomouc. Un cuarto centro, en el Hospital Motol de Praga, está especializado en niños.

palabra clave:
audio