Chequia se prepara para evitar el colapso del sistema de salud 

/ctk2010/nemocnice1.jpg

De paladín en la lucha contra el coronavirus, la República Checa ha pasado a ser uno de los países más golpeados por la segunda ola de COVID-19 a nivel de la Unión Europea. El Gobierno anunció nuevas medidas como la apertura de un hospital de campaña con centenares de camas para evitar el colapso del sistema de salud.

La situación en Chequia es alarmante. Casi a diario se bate un nuevo récord del número de contagios. Este jueves fueron confirmadas 9721pruebas positivas para un total de 84 430 casos activos.

Roman Prymula, foto: Michaela Danelová, ČRo

El ministro de Salud, Roman Prymula, no trajo buenas noticias este viernes al decir en rueda de prensa que el número de contagios seguirá creciendo en los próximos días. Indicó, no obstante, que espera que el aumento no vaya más allá de dos semanas.

“El número de pacientes aumentará en los próximos días. Espero que esto no ocurra a lo largo de las próximas tres semanas, pero como mínimo serán unos diez días o dos semanas. Esto quiere decir que tenemos que preparar el sistema (sanitario) para que aguante el golpe que se avecina“.

Una de las medidas inmediatas, aprobadas por el Gobierno, es el acondicionamiento de un hospital de campaña en un recinto ferial de Praga conocido como Letňany, por el nombre del barrio en que se encuentra. Se cuenta con un total de 500 camas, pero en caso de necesidad serían más, según subrayó Jan Hamáček jefe de la Comisión Central de Crisis.

PVA Expo Letňany, foto: ČTK/Deml Ondřej

“Las instalaciones de Letňany son muy amplias y en caso de necesidad podemos instalar allí otros centenares de camas.“

En el hospital de campaña coopera el Ministerio de Defensa, que garantizará su funcionamiento y atenderá a cierto número de pacientes, dijo el jefe de la cartera, Lubomír Metnar, a la Televisión Checa.

“Disponemos de posibilidades suficientes para poner a funcionar el hospital, además de ofrecer personal sanitario, al menos unas cien personas“.

Entretanto, el presidente del Colegio de Médicos, Milan Kubek, expresó su preocupación por el incremento de contagios entre médicos y personal sanitario

Milan Kubek, foto: Jana Přinosilová, ČRo

“A título personal puedo decir que, más que falta de camas, temo la falta de personal cualificado. De qué nos sirven las camas sin atención profesional. Los contagios entre el personal médico y sanitario aumentan rápidamente“.

A los llamamientos de las autoridades gubernamentales y del sector de la salud para que la gente respete las medidas restrictivas, se ha sumado un grupo de científicos y especialistas de diferentes profesiones que recomiendan a los ciudadanos un “lockdown” personal.

Entre los signatarios del llamamiento se encuentra el rector de la Universidad Técnica de Praga (ČVUT), Vojtěch Petráček, quien recordó que en la primavera habían puesto en marcha una exitosa campaña a favor del uso de las mascarillas.

“Expertos de diferentes profesiones nos reunimos ya en la primera ola y pusimos en marcha una campaňa, un video, sobre los beneficios de las mascarillas, partiendo por supuesto, de un análisis científico“.

Los profesionales de diferentes ramas científicas están convencidos de que el uso de las mascarillas y protección de la nariz y boca ayudó de manera significativa en primavera e insisten en la necesidad de recuperar aquellos hábitos, matizó Petráček.

Foto: ČTK/Jaroslav Ožana

“En este momento, según los datos que publican los medios de comunicación y lo que podemos ver en las calles, la gente no acata las medidas que exige el uso de mascarillas. En primavera las personas llevaban mascarillas en todo momento, incluso al aire libre“.

El ministro de Salud, Roman Prymula, hizo énfasis en que en este momento se deben tener en cuenta dos asuntos prioritarios: por un lado frenar el número de contagios y, por el otro, evitar que las capacidades hospitalarias se desborden.

Prymula indicó que entre las noticias positivas destaca el hecho de que se ha realizado una cifra récord de pruebas, fueron superadas las 30 000 y el número actual rondea las 35 000 pruebas diarias.