Chequia pone en marcha el primer grado de alerta ante amenazas terroristas

Photo: ČTK

Tras los atentados de Bruselas, el Gobierno checo ha puesto en marcha el primer grado de alerta ante amenazas terroristas, lo que supone una mayor vigilancia de lugares estratégicos, como el aeropuerto o el metro de Praga. Las patrullas policiales se han reforzado con 550 soldados.

Foto: ČTK
Como reacción a los atentados terroristas de Bruselas, el Gobierno Checo decretó este martes por la noche el primer nivel de alerta ante terrorismo, el más suave de los tres existentes. Bajo este nuevo régimen se han intensificado las patrullas policiales en edificios e instalaciones especialmente sensibles, como los aeropuertos internacionales, las mayores estaciones de ferrocarril, el metro de Praga, las embajadas y consulados, las centrales nucleares, así como los sitios con mayor presencia de gente.

Chequia, dispuesta a implicarse más contra el terrorismo

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
Para reforzar la presencia policial, el Gobierno ha movilizado a 550 soldados. También se cuenta con especialistas en explosivos en algunos lugares clave. En rueda de prensa, el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, recalcó además la voluntad del país de implicarse en la lucha contra el terrorismo islamista.

“Creo que es importante hacer frente al terrorismo juntos, ya que ha de ser una tarea conjunta de los países occidentales democráticos, así como de la Unión Europea. La colaboración es indispensable, y asimismo es necesario tomar todas las precauciones posibles. El Gobierno de la República Checa, desde el primer momento tras haber recibido noticias del atentado terrorista, está poniendo en marcha medidas de seguridad”.

Foto: ČTK
El grado uno de alerta tiene una validez de dos meses, después podrá ser cancelado o prolongado por el Gobierno. Si es necesario las medidas de seguridad podrían extenderse a los controles fronterizos con los países vecinos.

En cualquier caso, el ministro del Interior, Milan Chovanec, ha remarcado que no dispone de ninguna información concreta acerca de riesgo de atentados inminentes en territorio nacional y que por tanto la alerta es tan solo preventiva.

Zeman relaciona los atentados con la ola migratoria

El presidente de la República Checa, Miloš Zeman, en su valoración de la situación ironizó sobre las palabras tranquilizadoras del ministro.

“Las medidas de seguridad son necesarias y las apoyo plenamente. Pero si alguien dice que sobre Chequia no se cierne ninguna amenaza inminente de terrorismo, en primer lugar hay que preguntarse qué significa inminente, si es la semana que viene o el mes que viene”.

Miloš Zeman, foto: ČT24
El jefe de Estado checo, conocido por su opinión negativa del islam, vinculó los atentados con la llegada de refugiados a Europa procedentes de Oriente Medio.

“Solo en Alemania, donde hay aproximadamente un millón de refugiados, se encuentran unos 8.500 yihadistas. Así que los terroristas tienen por desgracia suficientes reservas para nuevos atentados, a menudo de carácter suicida”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores checo ha recomendado retrasar los viajes planeados a Bruselas y a Bélgica en general. Todos los vuelos del martes entre Bruselas y Praga fueron cancelados y lo mismo ha sucedido este miércoles, quedando la conexión entre Chequia y Bélgica reducida a un solo vuelo a la ciudad de Charleroi.

La empresa de transporte Student Agency, que diariamente cubre el trayecto en autobús entre las dos capitales, ha dado la posibilidad a sus clientes de cancelar sus viajes a Bruselas.