Chequia apunta hacia una mayor movilidad laboral

Фото: ЧТ24

Aunque la tasa de desempleo de la República Checa es una de las más bajas de Europa (6,2%), hay todavía regiones donde encontrar empleo sigue suponiendo un problema. Se abren nuevos puestos de trabajo por todo el país pero la mayoría de los checos no están dispuestos a desplazarse. El Ministerio de Trabajo ha presentado un plan para cambiar esta tendencia.

Foto ilustrativa: ČT24
Con la economía en pleno auge, las empresas checas necesitan ahora más que nunca trabajadores cualificados y aunque muchas están dispuestas a ofrecer salarios por encima de lo habitual se encuentran a menudo con problemas para encontrar personal. Aunque la República Checa dispone de una gran cantidad de mano de obra cualificada, el 56% de los checos no están dispuestos a desplazarse largas distancias o cambiar de residencia para obtener empleo.

De acuerdo con los datos de las Oficinas de Empleo, en el país hay aproximadamente 100.000 puestos de trabajo vacantes difíciles de llenar a largo plazo. Las empresas a menudo solventan este problema contratando trabajadores extranjeros de Polonia o Ucrania. Es por ello que el Ministerio de Trabajo se encuentra preparando un proyecto piloto destinado a incrementar la movilidad laboral en regiones donde el desempleo es tradicionalmente alto. Se tratará de que viajar para trabajar sea preferible que quedarse en casa.

"Algunas compañías que necesitan urgentemente trabajadores cualificados han comenzado a organizar desplazamientos para empleados de distintas áreas", señala la ministra de Trabajo, Michaela Marksová. "Lo que queremos es apoyar a los trabajadores cualificados que busquen trabajo y hacer que les valga la pena viajar para ir al trabajo".

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRo
El proyecto, que cuenta con financiación europea, será lanzado en cuatro regiones: Ustí, Moravia del Sur, Olomouc y Moravia-Silesia. El Gobierno ofrecerá a cientos de personas una contribución financiera para cubrir parte de sus gastos de viaje. Las solicitudes se revisarán caso por caso y el dinero se otorgará solo cuando sea obvio que la persona que lo pide no puede encontrar un trabajo de su especialidad en un radio de 20 km de su casa.

La idea es motivar a la gente cuyos gastos de desplazamiento recortarían considerablemente su salario y dejarlos con un poco más de lo que ganarían quedándose en casa en su ciudad natal. El Ministerio espera que se beneficien del proyecto unas 2.500 personas, aunque la cifra puede ser mayor una vez que la empresa minera OKD, el mayor empleador de Moravia-Silesia, empiece a despedir personal.

Actualmente en la República Checa hay 420.000 personas sin trabajo, de las cuales 200.000 han estado desempleadas por un año o más. El Ministerio espera que este proyecto, junto con otras medidas, se consiga reducir el paro de larga duración. Por ejemplo se ofrecerán descuentos fiscales a las empresas que empleen a este tipo de desempleados, lo que podría ayudar a unas 60.000 personas, según los cálculos.