Celebramos con Miloš Forman la lucha del ser humano por su dignidad

Miloš Forman, Amadeus, foto: Warner Bros.

El aclamado director de cine checo Miloš Forman cumplirá este sábado 18 de febrero 85 años. Con motivo de su aniversario Radio Praga les presenta una retrospectiva de su vida y su carrera. Recordaremos algunas de las primeras piezas, realizadas en la Checoslovaquia de los 60 y también las que lo llevaron a la fama mundial, producidas posteriormente en Estados Unidos.

Miloš Forman, foto: Tomáš Adamec, ČRo
El cineasta Miloš Forman, dos veces galardonado como Mejor Director en los premios Óscar, nació en Čáslav, una pequeña ciudad en la región central de República Checa en 1932.

Desde la infancia su vida se vio determinada por los eventos históricos a los que estuvo circunscrita. Sus padres fueron detenidos por la Gestapo, quedando huérfano a temprana edad y su crianza a cargo de familiares. Asistió a una escuela-internado para niños huérfanos y afectados por la guerra en la ciudad de Poděbrady, en donde conoció a dos de sus mejores amigos: el futuro cineasta, Ivan Passer, y al futuro presidente del país, Václav Havel.

Estudió en FAMU, la escuela de Cine y Televisión de Praga, pero entre otras opciones consideró también el haber estudiado Ingeniería de Minas.

En la ocasión de una entrevista a la Televisión Checa, Havel comentó sus sueños premonitorios sobre el éxito mundial de Forman.

La calle de Forman en Čáslav, foto: ČTK
"Soñaba muchísimo con Miloš mientras que me encontraba en la cárcel. En alguna parte de mi subconsiente tenía que dormitar una sensación de que él conquistaría el mundo y que se convertiría en un director de renombre mundial mientras que yo terminaría arruinado en prisión".

Tal como lo soñó Václav Havel, su amigo Miloš conquistó el universo fílmico y lo hizo desde Estados Unidos, adonde llegó en 1968 gracias a un contrato entre la productora checa Filmexport con Paramount Pictures. Dicho contrato fue para la película 'Juventud sin esperanza', o mejor conocida con su título en inglés 'Taking off' (1971) que además, le permitió una cláusula de salida del territorio checoslovaco en los tiempos cuando el régimen comunista limitaba los viajes a los países occidentales.

Esta película, considerada como el punto de enlace entre sus creaciones en Checoslovaquia y las de Estados Unidos, fue un fracaso comercial, aunque bien aceptada por la crítica. En un diálogo con Radiodifusión Checa Forman comentó.

'Alguién voló sobre el nido del cuco', foto: United Artists
"Yo era un director novato cuya primera película fue un fracaso comercial aunque tuvo buenas críticas. Entonces yo tuve que firmar el contrato con honorarios muy bajos, pero recibía parte de las ganancias de la película. Si no hubiera ganado dinero entonces habría vivido como un pobre total, solo para pagar las deudas. Nunca se sabe si una película va a ganar dinero o no".

En varias entrevistas Forman ha confesado que jamás pensó vivir en Estados Unidos. Sin embargo, la compañía estatal checoslovaca que permitió el contrato con Paramount en Estados Unidos rompió con él la relación laboral y no le extendió la cláusula de salida.

Decidió entonces quedarse en Nueva York, en donde se convirtió en profesor de cine en la Universidad de Columbia, dando inicio a lo que podría considerarse su etapa de producción post-checoslovaca. Trabajó para estudios locales y participaba en proyectos que le resolviesen el día a día hasta que en 1974 le propusieron la adaptación cinematográfica de la novela de Ken Kessey 'Alguién voló sobre el nido del cuco'.

Las películas consagradoras

Jack Nicholson, 'Alguién voló sobre el nido del cuco'
En el año 1976 'Alguién voló sobre el nido del cuco' fue la película estrella de la noche de los premios Óscar. La cinta, protagonizada por Jack Nicholson, ganó 5 premios de la Academia, entre ellos en la categoría de Mejor Director. Ello significó un giro en su carrera, sobre todo en términos financieros y en la apertura de todas las puertas en la tierra que lo acogió y a la que se mostró profundamente agradecido en su discurso tras el galardón.

"Cuando pienso en las posibles razones por las que estoy aquí ahora puedo encontrar dos: la primera es que los miembros de la Academia han reconocido el hecho de que el año pasado pasé más tiempo en instituciones mentales que otros años y la segunda sería que bueno, Estados Unidos sigue siendo un país bello, grande, abierto y hospitalario. Especialmente quiero agradecer a todos aquellos cuyos nombres no tengo tiempo de mencionar ahora. Gracias".

Miloš Forman, Amadeus, foto: Warner Bros.
Tal como comentó irónicamente Forman en su discurso, la película se grabó entre las paredes de un manicomio y sus pacientes, quienes formaron parte del reparto de extras. El conflicto entre la locura y la sociedad normativa es el tema central de esta pieza. Randle McMurphy, personaje interpretado por Jack Nicholson, ingresa al manicomio fingiendo demencia para poder escapar de la ley y su presencia en el sanatorio amotina y desadormece a los otros pacientes. Dicho papel hizo merecedor a Nicholson del premio a Mejor Actor. Forman lo tiene en alta estima, como actor y amigo.

"Él como actor es inmensamente profesional. Allá llegaba preparado cada día. Sin embargo, al sacar la última escena y decir stop, todavía hasta el día de hoy no sé si él de verdad está loco o no, pero le tengo muchísimo cariño".

La historia de Randle y sus compañeros ingresados probablemente hizo que todo espectador se cuestionara los conceptos de locura y racionalidad y a las instituciones que pretenden categorizarlos.

'Amadeus', foto: Warner Bros.
Siguiendo la línea de las personalidades impetuosas Forman se dedicó a la realización de una película sobre el genio de la música Wolfgang Amadeus Mozart. La película se rodó en la Checoslovaquia socialista, adonde Forman volvió después de más de una década viviendo en Estados Unidos.

Esta pieza, que lleva como título 'Amadeus', se estrenó en 1984 y se llevó hasta más premios que 'Alguien voló sobre el nido del cuco' incluido el Óscar a Mejor Película.

De nuevo Forman nos regala un personaje que desdibuja los límites entre la locura y la normalidad o, para ser más precisos en el caso concreto del joven Mozart en la película, entre la locura y la genialidad.

'Hair', la eternización de los hijos de las flores

'Hair',  foto: United Artists
Entre las dos películas que glorificaron a Miloš Forman, 'Alguien voló sobre el nido del cuco' y 'Amadeus', destaca el musical cinematográfico 'Hair', de 1979. En esta cinta Forman cristaliza la resistencia que desató el conflicto bélico de Estados Unidos con Vietnam y la eterna lucha entre individuo y sociedad representada entre la clásica familia conservadora y el movimiento hippy de contracultura, cuyo espíritu inmortalizó Forman en esta pieza.

Para rodar esta película Forman visitó los lugares frecuentados por los hippies e intentó seguir un poco lo que era su rutina. En una entrevista comentó que se trataba de una rutina muy aburrida y, por eso, lo que le daría vida a su versión del musical sería el conflicto entre ellos y sus padres, quienes sufrían al no ver cumplidas sus expectativas. El director relata a la Radiodifusión Checa parte de la historia tras la filmación.

"Al principio hizo el concurso Galt MacDermont quien escribió el musical. Él primero me escogió la gente que tenía la capacidad de cantar y fue entre esos que pude seleccionar aquellos que podían además actuar".

Las primeras obras

'Los amores de una rubia', foto: ČT
No se puede dejar de mencionar en la filmografía de Forman realizada previamente a su traslado a Estados Unidos, sus piezas de la década de los 60. Entre las más recordadas se hallan 'Pedro el negro' de 1963, su segunda película, 'Los amores de una rubia' de 1965 y '¡Al fuego, bomberos!' de 1967. 'Pedro el negro' fue una película realizada con economía de recursos y que nos refleja el alma juvenil y apática a través de Pedro, el protagonista, y las distancias insalvables de la brecha generacional con su padre.

Uno de los mayores méritos que el mundo de la cinematografía le ha encontrado a esta pieza son sus actores no actores. Cuenta Forman que en aquellos tiempos los mejores actores checoslovacos tenían la agenda llena y que lo mejor que le podía pasar era encontrar actores que tuviesen una máxima disponibilidad. Ladislav Jakim, quien interpretó a Pedro, nos da una idea de cómo era la grabación.

"La gente me pregunta si a mí no me había soprendido que pudiera antes de las grabaciones inventar y luego decir todo lo que se me ocurriera. Bueno al principio me sorprendió, pero después simplemente me pareció como algo natural".

'¡Al fuego, bomberos!', foto: Filmové studio Barrandov / Jaromír Komárek
A manera de anécdota Forman cuenta que cuando veía películas de niño no entendía en los créditos el concepto de guión, que pensaba que la gente simplemente se vestía y comenzaba a hablar, así espontáneamente. La presencia de actores no profesionales dotó de gran autenticidad y realismo a las primeras películas de Foman, haciendo a alguno de sus diálogos imborrables en la memoria de los espectadores.

'¡Al fuego, bomberos!' recibió un presupuesto bastante alto para la época gracias a que se trató inicialmente de una coproducicción checo-italiana, lo que le pemitió a Forman hacer con esta película su primer rodaje a color. El cuerpo de bomberos de un pequeño pueblo checoslovaco se encuentra de fiesta lo que le sirve de marco para diversas anécdotas alrededor de la tómbola y un concurso de belleza. Con esta historia Forman hace un cuadro satírico de la sociedad de la época.

Esta película fue candidata a los premios Óscar de 1968 y fue seleccionada para competir en el festival de Cannes del mismo año. Fue censurada en el Estado checoslovaco y llegó al público gracias a la liberalización temporal que permitió la Primavera de Praga. Sin embargo, después de la ocupación soviética la cinta quedó de nuevo totalmente prohibida.

'Pedro el negro'
Después de los 80 entre las películas más conocidas de Forman están 'Ragtime', 'El escándalo de Larry Flint' y 'Los fantasmas de Goya'. Su carrera como director fue reconocida en el 2012 cuando recibió el premio Directors Guild of America, es decir el premio del Sindicato de Directores de Estados Unidos otorgado por la industria audiovisual estadounidense. Al lado de Forman han recibido este premio cineastas como Ingmar Bergman, Woody Allen, Francis Ford Coppola y Stanley Kubrick. Junto a ellos el cineasta checo se legitimó en la industria del cine como uno de sus mejores exponentes en la segunda mitad del siglo XX.

Sus historias, desde las más sencillas escenas en blanco y negro de 'Pedro el negro' hasta las llenas de pompa y color como en 'Amadeus' nos transportan a los conflictos más esenciales del ser humano y su pugna por la dignidad y felicidad en una cruel sociedad. Los cines checos serán en estos días los principales anfitriones del aniversario de Forman en Chequia. Tanto cinéfilos como visitantes esporádicos del cine podrán celebrar asistiendo a la programación dedicada, de manera casi maratónica a Forman, bien sea para recordarlo o descubrirlo.

Autor: Ana Briceño
palabra clave:
audio