Bombero es la profesión más de fiar

Foto: Tony Hathcock, Stock.XCHNG

Según un reciente sondeo, los bomberos son los profesionales en los que más confían los europeos. Por su parte, los peor valorados han resultado los políticos. El vocabulario de trabajos y profesiones es el tema de esta edición de Hable Checo con Radio Praga.

Foto: Tony Hathcock, Stock.XCHNG
¡Qué pena, Roman, que no eres bombero – hasič -!

¿Cómo se te ha ocurrido eso, Katka?

Pues porque los bomberos – hasiči – son fuertes – silní -, valientes – stateční – y atractivos – přitažliví -. Y todo el mundo confía en ellos – všichni jim důvěřují -. Eso dice un sondeo de la agenica GfK realizado en 20 países de Europa.

Será por las películas estadounidenses que los muestran como seres supernaturales – nadpřirozené bytosti – con cuerpos musculosos – svalnatá těla – y mucho coraje – spoustou odvahy -. No es algo para mí. Yo prefiero ser vendedor – prodavač -.

Y, ¿qué vas a vender – prodávat -?

Por ejemplo, ilusiones – iluze –. Como en la canción ‘Vendedor de ilusiones’ – ‘Prodavač iluzí’ –, de la banda checa Znouzecnost.

Se dice en ella: No tengas miedo y abre la puerta - tak se neboj a pusť mě dál –/ sólo soy vendedor de ilusiones - já jsem jen prodavač iluzí –.

Vendo cuentos de hadas y otras historias - prodávám pohádky a jiné story –/ que te devolverán a la infancia por un momento - co ti na chvíli dětství navrátí –.

De vendedores no dice nada el sondeo, pero si no te gusta bombero podrías ser cartero– listonoš -.

No me digas que también es una profesión de fiar – důvěryhodná profese -.

Así es. En Chequia se situó en segundo lugar.

No entiendo por qué.

Pues, por ejemplo porque los carteros – listonoši – y los mensajeros – kurýři - son portadores de la esperanza – naděje -. Como en la canción ‘La noticia que va a cambiarlo todo’ – ‘Zpráva, která všechno změní’ -, escrita por Michal Horáček e interpretada por Hana Robinson, que canta:

Suelo soñar por las tardes - tak za večerů zdává se mi –/ con un carro de correos - sen o poštovním dostavníku -.

Viene el mensajero - přijíždí kurýr -/ empuja la manilla de la puerta - tiskne kliku – / el mensajero que en un instante acabará con todas mis añoranzas - ten kurýr, který v okamžení mé stesky změní –.

No creo que mensajero sea el trabajo de mis sueños – práce mých snů -. ¿No tienes por allí otra profesión que le guste a la gente?

El tercer lugar del ránking lo comparten los profesores – učitelé – y los médicos – lékaři -.

Y, ¿qué tal los redactores – redaktoři – o, en general, los periodistas – novináři – ?

Muy mal. Están entre las profesiones en las que confía menos de la mitad de los ciudadanos. A ese grupo pertenecen además directores de grandes empresas – ředitelé velkých společností -, profesionales de la publicidad – pracovníci v reklamě -, representantes de la Iglesia – duchovenstvo y, por supuesto, los políticos – politici -.

¿Todavía hay gente que confía en ellos?

Pues, sí. En Chequia, es el 8% de los encuestados. Peor valoración sólo han alcanzado los políticos italianos – italští politici -, en los que confía el 7% de los ciudadanos de su país.