Bedřich Smetana: La canción de la alondra

Foto: Supraphon

La primera ópera que escribió Bedřich Smetana tras ensordecer fue El beso. La obra incluye una genial miniatura musical titulada La canción de la alondra. La pieza la podrán escuchar en otro Domingo Musical.

El canto del pájaro tiene ciertas particularidades que el imperfecto órgano de la voz humana puede imitar difícilmente. Las aves cantoras más admirables, como por ejemplo la alondra, cantan muy rápido y con tonos increíblemente altos. Las que más se acercan a este estilo son las voces soprano de coloratura o el canto de ópera ornamental. En italiano soprano de coloratura se refiere a una especie de voz soprano que destaca por su ligereza y movilidad, sobre todo en las posiciones más altas.

'El beso', fuente: Olga Mojžíšová: Bedřich Smetana. Doba, život, dílo. Praha, Národní muzeum 1998, public domain

Esas cualidades las reúne la famosa soprano Susanna Rigacci, que ha cantado en los escenarios más prestigiosos como La Scala de Milán o La Fenice de Venecia. Una inolvidable intérprete checa de esta técnica fue la diva Jana Jonášová, la antigua reina de la coloratura del Teatro Nacional de Praga.

La canción de la muchacha campesina Barča de la segunda escena de la ópera El beso es una de las principales arias de coloratura del repertorio checo. El beso es la primera ópera de Bedřich Smetana que el compositor escribió después de ensordecer. A pesar de ello trabajó en ella rápidamente; de febrero a julio de 1876, o sea, tan solo medio año.

El estreno, a diferencia de muchas otras obras de Smetana, cosechó un gran éxito. A pesar de una trama y un libreto un poco ingenuos, sigue siendo popular hasta hoy día. Eso se debe, sobre todo, a las nanas de las protagonistas Vendulka y Barča y su Canción de la alondra.

Eliška Krásnohorská en 1870, foto: public domain

El beso de Smetana es su primera ópera basada en un libreto de Eliška Krásnohorská. El compositor eligió a esta escritora joven y muy popular en aquellos tiempos gracias al éxito de la extensa ópera Lejla, de Karel Bendl, que también aprovechó un libreto de Krásnohorská. Hoy sus textos resultan anacrónicos, por lo que la reacción por parte del público de estas óperas anteriormente populares puede ser un poco inderefente.

Pero, por suerte, Smetana intervenía a menudo en los libretos de sus óperas, ya se tratara de textos de Sabina o de Vencig. Así conseguía una mejor dramatización de la historia, lo que logró tanto en La novia vendida como en El beso.

Una canción inútil y genial a la vez

'El beso' (Hubička), foto: Mladá fronta

La trama de esta segunda ópera se desarrolla en Světlá pod Ještědem, en la región al pie del monte Ještěd, o más bien en el valle Kryštof, en un paisaje lleno de una hermosura romántica. La libretista Krásnohorská basó el argumento en el cuento ingenuo de Karolína Světlá del mismo nombre: El beso. En él, Barča tiene el papel secundario de una moza que vive en la granja de la familia Paloucký junto a la protagonista Vendulka.

Barča es testigo de una petición de mano fracasada cuando Vendulka rechaza besar al joven viudo y su antiguo amor, Lukáš, para no deshonrar la memoria de la difunta. Le promete que le besaría después de la boda. Pero Lukáš se emborracha como un fanfarrón y humilla a Vendulka al besar a otra joven hermosa al son de una canción burlona.

Maria Tauberová en el papel de Barče en 'El beso', foto: Jaromír Svoboda, archivo Teatro Nacional

Así, Lukáš se mete en un lío y se arrepiente de manera profunda y quiere pedirle perdón a Vendulka delante de todos. Barča se entera de su intención y corre al bosque para decírselo a Vendulka, que había ido allí a ver a su tía anciana. Es una mañana hermosa, una alondra está cantando, Barča llega al prado y está buscando a Vendulka. No obstante, a sus llamados responde solo el eco.

Pero, de repente, de nuevo se escucha el canto de la alondra y gracias a ella tenemos esta canción que es prácticamente inútil para el desarrollo de la trama. Es simplemente una hermosa canción introducida.

Sin embargo, es más que una canción... Se trata de una genial miniatura musical. La ópera al final termina de manera feliz, pero eso ya no es tan importante para nosotros. En este caso lo que nos interesa es la actuación famosa de la soprano que interpreta a Barča. Sobre todo, si se trata de una cantante tan renombrada como Marie Tauberová.

El ciclo Éxitos de música clásica surgió en base al proyecto de Lukáš Hurník y Bohuslav Vítek titulado Éxitos del milenio transmitido por la Radio Checa Vltava.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio